Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fraude contable de WorldCom es casi el doble de lo estimado

Los auditores descubren otros 3.416 millones en partidas falsas

Los auditores han detectado en la compañía de telefonía WorldCom nuevos errores contables, por valor de 3.300 millones de dólares (unos 3.416 millones de euros), con lo que la cifra mal registrada en libros alcanza 7.180 millones de dólares, según informó ayer la actual administración de la empresa. El caso WorldCom forzó en julio pasado la suspensión de pagos de la firma, la mayor de la historia de EE UU.

Tras una segunda revisión de su contabilidad, WorldCom reveló irregularidades en el registro de cuentas por otros 3.300 millones de dólares. Algunos ingresos proceden de fondos de reserva para inversiones, que las compañías normalmente mantienen aparte para cubrir gastos extraordinarios que se presenten en el futuro.

Todo indica que WorldCom transformó estos fondos en ingresos operativos con el objetivo de engordar sus resultados, según se desprende de la nueva auditoría, según se desprende de una auditoría interna que ha analizado las cuentas de los años 1999, 2000, 2001 y el primer trimestre de 2002.

"Sabíamos que el problema de WorldCom era mucho mayor de lo que la compañía admitió en un principio, pero ciertamente las nuevas cifras son impresionantes", declaró a Reuters un portavoz del Gobierno estadounidense.

Escándalos

El de WorldCom es el último de los escándalos empresariales que se registran en Estados Unidos desde diciembre pasado, cuando se produjo la quiebra de la energética Enron, a la que han seguido otras.

WorldCom está siendo investigada por manejos fraudulentos, mediante los que transfirió gastos por valor de 3.850 millones de dólares al renglón de inversiones de capital. La Comisión del Mercado de Valores, el regulador bursátil de EE UU, demandó a WorldCom y la acusó de ocultar mediante esa maniobra pérdidas por un total de 1.220 millones de dólares.

El escándalo registró un nuevo hito cuando un grupo de 25 bancos denunció habían sido objeto de un fraude por parte de WorldCom por un importe de 2.500 millones de dólares.

La semana pasada, el FBI detuvo en Nueva York a dos ex altos cargos de WorldCom, acusados de conspiración para defraudar y otros delitos. Se trata de Scott Sullivan, el antiguo director financiero de la telefónica que presentó la mayor suspensión de pagos de la historia, y de su segundo, David Myers.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de agosto de 2002