Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre quema viva a su ex esposa tras ser denunciado

La víctima y el agresor sufren quemaduras de extrema gravedad

Ignacio Manuel Alberto López de 47 años, vecino de Arafo (Tenerife), roció el miércoles por la noche a su ex esposa con ocho litros de gasolina y prendió un terrible fuego que también le alcanzó. La mujer, María Soledad Díaz Martín, de 44, le había denunciado tres días antes por amenazas. La pareja se había separado recientemente. Ambos se encuentran hospitalizados con quemaduras de extrema gravedad.

María Soledad Díaz presentó el pasado domingo una denuncia ante la Guardia Civil contra Alberto López. El motivo eran las amenazas de paliza e insultos en la vía pública proferidos contra ella por el hombre. La pareja, con cuatro hijos (de 15, 22, 25 y 26 años), se había separado recientemente.

Huyendo de estas amenazas, María Soledad Díaz abandonó el hogar que compartían en Arafo y alquiló el apartamento 408 en el cuarto piso del edificio Tiuna, en la calle Lepanto, número 3, del puerto de Güimar, un lugar de veraneo tradicional entre los residentes de la isla, a 27 kilómetros de Santa Cruz de Tenerife.

Fuentes de la investigación policial relataron que los hechos ocurrieron la noche del pasado miércoles, cuando Ignacio Manuel Alberto acudió al apartamento alquilado de su esposa e hijos. Ante sus reiteradas llamadas, y para evitar un escándalo mayor, la mujer bajó hasta el portal. La versión policial apunta que en ese momento su marido aprovechó para sujetarla por un brazo, rociarla con gasolina y prenderse fuego junto a ella con un mechero. 'Todo ocurrió en muy pocos segundos', comentaron las fuentes para explicar por qué la mujer no pudo evitar la agresión.

Versión no oficial

El relato de algunos testigos ofrece una versión distinta. Según indicaron, el presunto agresor roció a la mujer con gasolina y la prendió fuego. Ésta, en llamas, se habría abalanzado sobre su ex pareja causándole también graves quemaduras en la parte superior del cuerpo.

Los gritos de ambos alertaron a hijos y vecinos, que acudieron a auxiliarlos desprendiéndose de su ropa y utilizando sábanas para apagar el fuego. Al lugar llegaron dos ambulancias del Centro de Coordinación de Emergencia 112 y efectivos de la Policía Local y la Guardia Civil, que sólo pudieron efectuar el traslado urgente a los dos hospitales debido a la gravedad de las lesiones. En las próximas horas está previsto su traslado a la unidad de quemados de Sevilla, ya que ambos registran quemaduras en el 85% de su cuerpo.

El Instituto Canario de la Mujer ha activado su procedimiento de emergencia para prestar ayuda psicológica a los hijos de la pareja y seguir de cerca la evolución de María Soledad Díaz. Su directora, Rosa Dávila, declinó hacer valoración sobre este caso 'hasta conocer más detalles del mismo'. En lo que va de año se han producido en Canarias dos muertes por violencia de género contra mujeres. En 2001 se produjeron siete.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de julio de 2002