Duhalde pide a los candidatos a las elecciones que no alimenten el clima de inseguridad en Argentina

El presidente de Argentina, Eduardo Duhalde, pidió ayer prudencia a los candidatos en los comicios generales de marzo próximo al advertirles de que con denuncias sobre hechos de violencia no comprobados no contribuyen a erradicar la inseguridad que sufre el país. 'Hay mucha violencia en Argentina, pero la campaña electoral no debe ser un disparador para que la gente nuevamente vea cómo los políticos tratan de aprovechar esa circunstancia', destacó en su habitual espacio de los sábados por la estatal Radio Nacional.

La puja interna en el gobernante Partido Justicialista (peronista) se ha puesto al rojo vivo en las últimas semanas con denuncias sobre presuntos atentados y espionaje a aspirantes a la presidencia del país. Adolfo Rodríguez Saá, quien presidió Argentina por una semana a finales de diciembre pasado tras la renuncia de Fernando de la Rúa, acusó al ex presidente Carlos Menem, con quien competirá en las elecciones internas del PJ, de haber dado la orden de asesinarle. El jueves pasado, unos 300 militantes de la juventud peronista destrozaron, en la provincia norteña de Santiago del Estero, la vivienda del diputado nacional y ex banquero José Figueroa, quien apoya la candidatura de Menem.

Más información

'En momentos en que el ciudadano común está amenazado por tanta inseguridad, los políticos no pueden hacer denuncias así, sin ningún tipo de fundamentos, sin dar pruebas', dijo Duhalde. El presidente argentino insistió en que los candidatos 'tienen que tener mucho cuidado, prudencia', porque la inseguridad 'es parte de la realidad de esta Argentina en crisis'. Pese a que según una reciente ley las campañas deben hacerse en los 60 días previos a las elecciones, la mayoría de los candidatos ya se han lanzado al ruedo electoral en busca de la adhesión de los argentinos, cada vez más desconfiados de sus actuales dirigentes.

Por otra parte, la Misión de Notables, integrada por presidentes de bancos europeos y de Canadá, llegará hoy a Buenos Aires para asesorar al Gobierno argentino y al Fondo Monetario Internacional. Su trabajo se centrará en el diseño de un ancla monetaria que logre controlar la inflación y reforzar la independencia del Banco Central de Argentina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de julio de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50