Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Paseo entre toros' convierte Salamanca en un museo colorista

Varias figuras de esta muestra escultórica ya han sufrido daños

Los toros han tomado el centro de Salamanca. Aunque algunos de ellos presentan posiciones de bravura, varios ya se han dejado arrancar la cabeza o algún cuerno. Son esculturas hechas por distintos artistas para la propuesta Paseo entre toros, con la que se pretende incorporar a la ciudad europea de la cultura de 2002 un elemento artístico innovador con especial colorido, a través de un animal identificado con el campo de la provincia.

Cerca de cuarenta toros de tamaño natural, realizados en fibra de vidrio por artistas que presentaron sus propuestas a un concurso público, pastarán hoy en diferentes calles y plazas de Salamanca, bien en manada o bien sin compañía, y se anuncia que durante las próximas fechas se sumarán otros que se encuentran en preparación por los artistas.

Se trata de toros cargados de colorido, con sus costillares, cuartos traseros e incluso la cabeza surcados por tonos vivos o contenidos, con figuras imaginativas y con posiciones desafiantes de bravura o con disposición tranquila de mansedumbre. Desde el toro azulón, sembrado con las estrellas del logotipo de Salamanca 2002, que se ha emplazado en el recinto barroco de la plaza Mayor, a otros que en diferentes puntos del casco antiguo de la ciudad se encuentran, como el toro disfrazado de charro, el albañil, el ilustrado con letra gótica del Códice Salmantino, el toro preñado en su vientre con otros toros bravos o con los de la raza autóctona morucha.

Entre las esculturas no falta la que el animal se encuentra en pie sobre sus patas traseras. El recorrido supone toparse con propuestas llamativas de figuras ancladas a un pesado soporte de hormigón para evitar el desplome y el traslado.

Aunque inicialmente la empresa Impacto Positivo calculó que se instalarían un centenar de animales, serán en torno a 50 los que finalmente se coloquen para permanecer hasta el mes de octubre. La iniciativa, según José Ángel Pereira, empresario promotor de la iniciativa, no descarta 'un intento de provocar al espectador' al tiempo que 'exportar creatividad' a través de las obras de los artistas salmantinos autores de los toros.

Se sigue la estela de otras ciudades europeas y americanas (caso de Bilbao, pero también Zúrich, Nueva York, Chicago o Toronto, entre otras), en las que la figura reproducida fueron vacas; la elección del toro en Salamanca se estableció en función de que la cría del macho, tanto bravo como morucho o manso, es una dedicación fundamental en el campo provincial.

La instalación de los primeros toros durante el pasado fin de semana motivó que tanto salmantinos como visitantes se arremolinaran en torno a las esculturas y sacaran fotografías. Sin embargo, durante la primera noche que los toros pasaron en calles y plazas, a pesar de la vigilancia establecida, varias obras sufrieron daños.

El toro más afectado por los daños fue, precisamente, el patrocinado por el Consorcio Salamanca 2002, que se encuentra asentado sobre su peana en plena plaza Mayor. La escultura, que reproduce un toro en actitud serena, amaneció decapitada, y según informó a la Policía Local un testigo de la acción, la rotura por el cuello se produjo cuando un grupo de jóvenes intentó girar la escultura sobre su pesado anclaje de hormigón.

Otros dos toros, en la calle de Toro y en la plaza de la Fuente, aparecieron sin un cuerno en cada caso. En otras esculturas algunas personas se dedicaron a dejar su firma o determinados calificativos grabados con objetos punzantes, y no han faltado los que se han subido sobre los lomos para fotografiarse o por capricho. La empresa ha indicado que hoy ya estarán reparados los toros que sufrieron destrozos.

Al concurso abierto concurrieron dos centenares de bocetos de artistas que, una vez expuestos, permitieron seleccionar sus preferencias a los patrocinadores. Éstos no pueden colocar su logotipo o nombre en las figuras, pero sí reflejar en ellas su personalidad o dedicación. Tres de los animales expuestos han sido diseñados y pintados por un bisnieto de Miguel de Unamuno, y la propietaria de una empresa de construcción, alumna de Bellas Artes, ha sido la autora del toro patrocinado por tal empresa.

Respuesta empresarial

La iniciativa de Impacto Positivo se presentó como 'un proyecto empresarial salmantino, con planteamiento participativo y a modo de reto', con el apoyo de la Cámara de Comercio y el Ayuntamiento de la ciudad. En contraste con el entusiasmo que han despertado las figuras una vez colocadas, la respuesta de los empresarios ha sido escueta, sin cubrir las previsiones iniciales. Cada ejemplar artístico, o toro-base, tiene un coste de 3.720 euros para la empresa que lo ha seleccionado y que pasará a su propiedad una vez cerrada la muestra. Aunque inicialmente desde la corporación comercial se señaló el apoyo del Consorcio Salamanca 2002, éste no ha integrado la iniciativa colorista en su programación, aunque ha patrocinado una de las esculturas. José Ángel Pereira ha señalado que desde varias ciudades, incluida una iniciativa madrileña, se ha propuesto poder disponer de las esculturas para exponerlas una vez concluya la muestra en las calles salmantinas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de julio de 2002

Más información