Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La SFOR no se ve afectada por ahora por la decisión de Washington

Nueva York / Sarajevo

La UNMIBH, una fuerza policial compuesta por 3.300 agentes (46 de ellos estadounidenses) tendría que evacuar Bosnia en caso de que no logre encontrarse una salida diplomática. Aunque Washington ha dejado planear la vaga amenaza de que también podría poner en peligro la misión de la SFOR, las autoridades bosnias y fuentes diplomáticas han indicado que esta fuerza no se verá afectada por ahora por el veto.

La SFOR, una fuerza multinacional formada por 19.000 soldados -3.000 de ellos estadounidenses-, está bajo la autoridad de la OTAN, aunque contó con la luz verde de la ONU cuando fue creada.

El ministro bosnio de Exteriores, Zlatko Lagumdzija, estimó anoche en Sarajevo que el veto de Washington "no iba a desestabilizar" Bosnia. Fuentes diplomáticas en la capital bosnia destacaron que el papel de la SFOR es mucho más importante que el de la UNMIBH. "Lo más importante para nosotros es que la SFOR prosiga con sus actividades en Bosnia con todos los medios de antes", declaró Lagumdzija.

Sin embargo, el resto de los quince miembros del Consejo mostraron su preocupación por las consecuencias en Bosnia de un veto que nada tiene que ver con la situación sobre el terreno.

Kofi Annan, el secretario general de Naciones Unidas, aseguró que "si nada cambia tendremos que desmantelar nuestras operaciones, pero tendremos que hacerlo de forma que no afecte a lo población Bosnia que ya ha sufrido bastante. También deberemos acelerar los esfuerzos para preparar las fuerzas bosnias antes de tiempo, pero nos tomará unos meses".

El máximo asesor legal de la ONU, Hans Corell, advirtió el viernes de las ramificaciones legales de un enfrentamiento en el seno del Consejo sobre la misión en Bosnia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de julio de 2002