Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las amenazas 'interiores'

En su vertiente autóctona, el 'documento estratégico' de la UE sobre la 'amenaza terrorista en Europa' destaca en España a ETA y los GRAPO, en Italia a las Brigadas Rojas y los grupos radicales de extrema izquierda, y en Irlanda al IRA Auténtico y el IRA Continuidad. 'Los ataques de ETA han disminuido considerablemente por los éxitos policiales en 2001 y 2002', señala el informe, pero el grupo 'podría reorganizar su estructura logística y de mando en Francia así como sus comandos operativos en España'. Para los redactores del documento, esa reorganización de la cúpula en Francia es posible, como lo fue en el pasado en otros momentos 'críticos' de ETA.

Pese a las acciones policiales, se añade, ETA no tiene problemas financieros. Para Francia, el principal riesgo es que se produzcan nuevos enfrentamientos armados entre activistas de ETA y gendarmes. Ya han ocurrido varios 'fortuitos', pero eso significa que los etarras ya no mantienen la antigua norma de no usar sus armas en territorio francés y limitarse a portarlas para, en caso de detención, no ser entregados a España automáticamente. La colaboración entre ambas policías 'está dando resultados positivos'. El informe destaca que en Portugal existe un grupo de apoyo a la causa separatista vasca llamada Asociación de Solidaridad con Euskalherria.

En el capítulo relativo a grupos europeos de extrema izquierda, el documento cita a la Organización Revolucionaria 17 de Noviembre ('que guarda su capacidad operativa' aunque no comete atentados) y a las Células Revolucionarias en Grecia, el intento de agrupar a todos los movimientos de extrema izquierda en Italia y a la 'amenaza durmiente' de los GRAPO en España porque se ha detectado 'el ingreso de nuevos miembros en sus comandos operativos' debido al 'fuerte carisma' de sus dirigentes.

La actividad violenta de grupos antimundialización es puesta de manifiesto en Italia, Suecia y Austria, aunque apenas se hace referencia a su supuesta peligrosidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de junio de 2002