Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS EDUCATIVA ALEMANALA CRISIS EDUCATIVA ALEMANA

El informe 'Pisa' y la Ley de Calidad

La preocupación por los resultados del informe Pisa, de la OCDE, que sitúan a Alemania por debajo de la media internacional, ha hecho que la revisión de la educación se haya vuelto una prioridad en la campaña electoral. Alemania tiene grandes diferencias en las puntuaciones según el entorno social del alumno.

El informe Pisa recoge un dato inicial importante: los resultados de los alumnos españoles de quince años en comprensión lectora son inferiores a los de la media de la OCDE. La puntuación en la escala combinada de habilidad lectora es de 493 puntos. La media de la OCDE está en 500 puntos. La puntuación de los alumnos alemanes, por ejemplo, se sitúa en 484 puntos. El problema principal comienza a partir de este dato: ¿cuáles son los factores responsables de esta situación?

La mayoría de las investigaciones constatan la influencia de los años de escolarización de los padres en el rendimiento académico de los alumnos. Los datos de la OCDE comparan el porcentaje de la población que ha alcanzado al menos educación secundaria superior. En España, el 35% de las personas entre 25 y 65 años han alcanzado este nivel de estudios. La media de la OCDE es del 62%.

El informe Pisa también señala, con algunas cautelas, que cuando el gasto por alumno se incrementa, aumentan también las puntuaciones de los alumnos. El gasto por alumno explicaría el 17% de la variación de la puntuaciones de los alumnos entre los países. El gasto por alumno en España está por debajo de la media de la OCDE por lo que el rendimiento de los alumnos, también por debajo de la media, se corresponde a su gasto educativo.

El tiempo de enseñanza es también una variable importante. Los alumnos españoles están claramente por encima de la media de la OCDE en el número de horas semanales dedicados a trabajo en casa en lengua, matemáticas y ciencias. Además se aconseja una mayor autonomía de los centros y un estilo de enseñanza más conectado con la realidad de los alumnos.

El informe Pisa analiza también las diferencias entre las escuelas en función del contexto sociocultural. La variación en el rendimiento de los estudiantes españoles entre las escuelas es una de las más reducidas en la OCDE. Alemania y Austria son, por el contrario, los países con mayores desigualdades. El informe Pisa concluye que no es aconsejable separar a los alumnos en itinerarios diferenciados en la educación obligatoria.

¿Qué hacer para mejorar los resultados de los alumnos españoles? El propio informe Pisa apunta varios ejes de actuación: elevar el nivel educativo del conjunto de la población, incrementar el gasto público, ampliar el tiempo de estudio de los alumnos, profundizar en la autonomía de los centros y mejorar la formación de los profesores. Nada de esto, y solo lo que el informe Pisa desaconseja, se encuentra en el borrador de la Ley de Calidad del ministerio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de junio de 2002