Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un sabotaje deja sin servicio a miles de clientes de Telefónica

Los cortes afectaron a las líneas convencionales y de Internet en siete comunidades

Miles de abonados se quedaron ayer incomunicados debido a los cuatro cortes que afectaron a 20 líneas de la red de Telefónica, que la compañía atribuye a actos de sabotaje "intencionados y planificados". Las incidencias, que comenzaron a las 13.00 horas y se prolongaron durante diez horas, y afectaron a los teléfonos fijos y móviles, a Internet y a las líneas de cajeros y terminales de pagos. Las anomalías detectadas en la red, denunciadas judicialmente por Telefónica, afectaron a siete comunidades autónomas y, en especial, a Madrid, Galicia, Asturias y Valladolid.

Telefónica denunció ayer que entre las 13.13 y las 14.35 había sufrido "cuatro cortes intencionados y planificados" que habían afectado a otras tantas centrales de Madrid. Estos actos, que la compañía no dudó en calificar de "sabotaje", y que afectaron a 20 pares de cables de fibra óptica -la red más avanzada y de mayor capacidad-, provocaron la incomunicación o serias anomalías en el tráfico telefónico nacional entre Madrid y a otras 14 provincias (Valladolid, Salamanca, Asturias, Cantabria, Vizcaya, Galicia y Aragón).

Más de 300 técnicos de Telefónica trabajaron durante diez horas para arreglar los desperfectos y restablecer el servicio, según la compañía. Las comunicaciones se restablecieron a las 22.00, aunque los trabajos de reparación se prolongarán hasta hoy.

Según datos provisionales de la compañía, se vieron completamente interrumpidas las comunicaciones en 20.000 líneas normales y otras 50.000 de ADSL (utilizadas para la conexión rápida a Internet). Además, otros cientos de miles de abonados vieron cómo la calidad de sus comunicaciones se veía seriamente afectada por las anomalías.

La provincia más perjudicada fue Madrid y, concretamente, las localidades de Alcobendas y Colmenar Viejo, al norte de la provincia. De hecho, los cuatro cortes que dieron lugar al caos se produjeron en la comunidad madrileña. La primera central saboteada fue la de Alcobendas, a las 13.13 horas. Posteriormente la red de fibra volvió a ser cortada a las 13.23 y a las 13.38 horas en el pico de Almenara, cerca de Colmenar del Arroyo, al norte de Madrid, y a las 14.35 en las proximidades de las centrales de Campamento y Móstoles.

Las anomalías afectaron no sólo a las llamadas telefónicas, sino a las comunicaciones por Internet y al tráfico de datos, dejando fuera de servicio a cajeros automáticos y terminales de pago de gasolineras y diversos establecimientos comerciales.

Los problemas también se trasladaron a la telefonía móvil, al desviarse gran parte del tráfico a través de sus redes por la imposibilidad de conectarse por la tradicional línea fija. Así, Telefónica Móviles España registró una caída temporal por saturación de la red, según confirmaron fuentes de la operadora. Vodafone (antigua Airtel), también registró algunos problemas de red por a primera hora de la tarde, que afectaron a las provincias de Madrid y Sevilla.

Los aeropuertos de A Coruña, Vigo y Santiago de Compostela se vieron también afectados por los cortes, que provocaron retrasos en algunos de los vuelos operados entre las 14.00 y las 19.00 horas de entre 20 y 210 minutos, informaron fuentes de Aena. El problema también afectó a servicios públicos como la sanidad, aunque sin ninguna consecuencia grave, como los que se detectaron en el Complejo Hospitalario Ourensano o el servicio de emergencias de Madrid.

La autoría de los hechos seguía anoche siendo un misterio aunque fuentes de Telefónica, que ha denunciado los hechos ante los juzgados, creen que se trata de personas cualificadas que conocían tanto la ubicación de las redes como su funcionamiento.

Dado el grosor de los cables, la limpieza del corte y los revestimientos de los mismos, fuentes de la compañía apuntan a que pudieron hacerse con una sierra radial, mientras que operarios personados en Campamento hablaban de un hacha.

La ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés, convocó ayer el comité de Planes Sectoriales de Emergencia, en el que están representados tanto la Administración como las compañías del sector, y que sólo se reúne en casos de problemas graves que afectan a las telecomunicaciones. El comité decidió instar a las operadoras a poner en marcha con "carácter inmediato" los planes de emergencia en materia de seguridad previstos para esas situaciones especiales, "como puede ser la huelga general convocada para el próximo día 20". El objetivo es "evitar en lo posible" incidentes como el ocurrido ayer, según señalaron a Europa Press fuentes del Ministerio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 2002