Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNICACIÓN

España es el penúltimo país de la UE en acceso a Internet

Apenas el 13% de los usuarios de la Red utiliza el comercio electrónico

La sociedad de la información avanza en Europa a diferentes velocidades, y España viaja en el furgón de cola. Ocupa el penúltimo lugar, sólo por delante de Grecia, en conexiones a la Red. Así se desprende del informe eEspaña 2002, elaborado por la Fundación Auna, que destaca el frenazo en el ritmo de crecimiento de los internautas.

España acusa un retraso del 60% en cuanto a hogares conectados a la Red en relación con los países más avanzados de la UE, y del 37,7% sobre la media comunitaria. Los países escandinavos están a la cabeza, mientras que España ocupa la penúltima posición en cuanto a hogares con acceso y es cuarta en volumen de usuarios.

El estudio revela que en comparación con la media europea, 'España sigue rezagada tanto en número de internautas como en el uso de ordenadores', según destacó ayer el director general de la Fundación Auna, Fernando Ballestero.

Tampoco son alentadores los datos sobre utilización del comercio electrónico e incorporación de las pequeñas y medianas empresas a la Sociedad de la Información. Alrededor del 13% del total de internautas fueron compradores on line el año pasado. Los usuarios utilizan Internet para leer noticias (50,1%), realizar gestiones bancarias (24,2%), comprar productos y servicios (11,6%), buscar información (80,7%) y jugar en la Red (13,6%). Pero, ante todo, es una herramienta que en muchos casos 'apenas se emplea más allá del uso del correo electrónico'.

Barreras idiomáticas

El coste de los servicios de conexión y su calidad, y el freno idiomático (apenas el 6% de los contenidos de Internet está en español) son las principales 'barreras' al desarrollo de la sociedad digital. Además, existe un déficit de formación profesional -estimado entre 60.000 y 70.000 empleos cada año- y sería necesario poner en práctica un conjunto de actuaciones tanto para eliminar la brecha digital como para potenciar el español en la Red.

Los autores del informe señalan el 'salto importante' en el uso de la eAdministración y el 'esfuerzo' de las administraciones públicas a la hora de incorporar las nuevas tecnologías. Pese a todo, aseguran que, tras el primer año de vida del Plan Info XXI, sus resultados son 'controvertidos', ya que buena parte de las actuaciones emprendidas 'tienen un carácter testimonial' y los recursos económicos están concentrados en las denominadas 'actuaciones emblemáticas', previstas a medio y largo plazo.

Otro dato destacado es el desigual desarrollo en las distintas comunidades autónomas. Por encima de la media se sitúan Madrid y Cataluña, donde los factores que impulsan la Sociedad de la Información son fruto del mayor peso que tienen las empresas, así como la dotación de los hogares y usos de los ciudadanos, ya que la sociedad digital es 'un fenómeno netamente urbano'.

Por último, eEspaña 2002 expone una visión general del contexto internacional y, por primera vez, analiza el impacto de las nuevas tecnologías en diferentes ámbitos sociales (museos, hospitales, turismo, centros culturales).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de junio de 2002