Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

La indignación social

Teófilo de Luis, en nombre del Partido Popular, ha descartado las modificaciones en el Código Penal para tipificar como delito el maltrato y la crueldad con los animales. Dice el señor de Luis que sería inoportuno y poco apropiado cambiar el Código 'impulsos de indignación social'. Lamentablemente, es a impulsos de indignación social cuando los políticos cambian sus programas y se acercan a sus votantes.

La historia de los derechos humanos se encuentra llena de ejemplos. ¿Acaso los políticos eran sensibles a los derechos de los homosexuales o las mujeres hace muy pocos años? Claro, es la indignación social la que hace que se les caiga la cara de vergüenza, como se le debería caer cada vez que se tortura animales con total impunidad, como ocurre día tras día en un país en donde asesinar animales se le llama afición o cultura.

La consecución del derecho para todos los animales va a ser el gran debate ético y moral de los próximos años. Los animalistas llevamos años trabajando duro para conseguirlo. A la sociedad y a los políticos que la dirigen corresponde el deber moral de hacerlo cuanto antes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de mayo de 2002