La OMC urge a una solución global sobre la guerra del acero

EE UU se opone a crear un grupo de arbitraje, pedido por la UE

La disputa sobre el acero entre EE UU y la Unión Europea (UE) debe zanjarse cuanto antes, como parte de un pacto a escala internacional para reestructurar la industria, según indicó ayer Supachai Panitchpakdi, que asumirá la dirección general de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en septiembre. Pero el proceso para poner fin a esta nueva guerra comercial topó ayer con un nuevo escollo tras rechazar Washington una petición de Bruselas para crear una comisión de arbitraje sobre el acero.

Más información

Las espadas vuelven a estar en alto entre la UE y EE UU después de que Washington incrementara, a partir de marzo, hasta un 30% las cuotas que gravan el acero de importación, en especial el que procede de países europeos, para apoyar a su atribulado sector del acero. La disputa se dirime en el seno de la OMC, en Ginebra. Más allá de resolver si la medida vulnera las reglas del comercio internacional, como creen Bruselas y otros países como Japón y China, el futuro director general de la OMC plantea una solución a largo plazo.

'Confío en que los contactos entre EE UU y la UE desemboquen en un acuerdo sobre un paquete de resoluciones que podrían aplicarse a nivel mundial para reducir la sobrecapacidad en la industria del acero', señaló el tailandés Supachai en Madrid antes de pronunciar una conferencia sobre el futuro de la OMC en la Fundación Rafael del Pino. Mientras la OMC urge a las partes a que resuelvan sus asuntos cuanto antes, Bruselas ha enviado a Ginebra una lista de productos estadounidenses que serán sancionados con aranceles de hasta un 100% si EE UU no rectifica. Sapuchai cree que no se llegará a este extremo: 'Espero que la UE no imponga represalias y que EE UU, tras las elecciones no presidenciales de noviembre, ajuste las nuevas tarifas para que no tengan efectos negativos sobre otros países'.

El optimismo de la OMC no concuerda con el día a día de las negociaciones. EE UU rechazó ayer la petición de la UE de crear un grupo especial que decida sobre el acero, pero no podrá negarse por segunda vez, según el reglamento. Bruselas ha anunciado que volverá a solicitarlo.

El acero estará en la agenda de Supachai cuando el 1 de septiembre tome posesión de su cargo al frente de la OMC, en sustitución de Mike Moore. La prioridad de Supachai, que será el primer ciudadano de un país en desarrollo que dirija la OMC, será acelerar las negociaciones de la octava ronda de liberalización del comercio mundial lanzada en Qatar en noviembre, incluido el compromiso de EE UU de reducir las ayudas a la agricultura, que fueron incrementadas hasta un 80% en mayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de mayo de 2002.

Lo más visto en...

Top 50