Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bertie Ahern se queda a un paso de la mayoría absoluta en Irlanda

El Sinn Fein triplica sus votos y logra cinco escaños en el Parlamento

El Fianna Fail parece haberse quedado a un suspiro de la mayoría absoluta. A falta del resultado de una circunscripción y el recuento de otras, el partido del primer ministro Bertie Ahern tenía atribuidos 79 escaños y parecía capaz de llegar a 81 u 82 en una Cámara de 166 diputados. El extraordinario éxito de los partidos pequeños, con Los Verdes y el Sinn Fein a la cabeza, ha impedido al Fianna Fail rentabilizar con mayoría absoluta el descalabro de la oposición.

Las elecciones del viernes, cuyo recuento definitivo no se conocerá hasta el martes, no pasarán a la historia por la primera mayoría absoluta en 25 años de los nacionalistas moderados del Fianna Fail, sino por la explosión de los pequeños partidos. El primer ministro, Bertie Ahern, que de todas maneras ha obtenido un triunfo arrollador y ha subido en votos y escaños, seguirá gobernando en coalición con los Progresistas Demócratas o podría incluso hacerlo en solitario, con el apoyo puntual de un par de diputados independientes.

Mientras en Holanda el voto de protesta ha descabezado al Gobierno y en Francia ha reavivado a la extrema derecha a costa del aburrido Lionel Jospin, para regocijo del carismático pero discutido Jacques Chirac, en Irlanda los platos rotos los paga la oposición. Tras haberse distribuido en el escrutinio 159 de los 166 escaños de la Cámara baja, el Fianna Fail tenía 79 (dos más que en la anterior legislatura); los democristianos del Fine Gael, 30 (pierden 24); los Laboristas, 19 (pierden dos); Los Verdes, seis (ganan cuatro); los Progresistas Demócratas, seis (ganan dos); el Sinn Fein, cinco (gana cuatro), y los demás partidos o independientes, 14.

Para el Sinn Fein los comicios han acabado siendo un éxito rotundo. Casi ha triplicado el voto y ha multiplicado por cinco su número de escaños. Un nuevo recuento en una circunscripción de Dublín puede darles un sexto escaño, aunque es improbable. Y han cumplido con el simbólico objetivo de llevar al Parlamento de Dublín a Martin Ferris, un antiguo pistolero del IRA, reforzando así a la mayoría de los militantes republicanos que quieren lograr por la vía política, y no a través del terrorismo, su objetivo de unificar algún día la isla de Irlanda. El éxito del Sinn Fein ha ensombrecido de alguna manera el sorprendente avance de Los Verdes, que han pasado de dos diputados a cuatro y se convierten así en la cuarta fuerza parlamentaria, con sólo un 3% de los votos pero los mismos escaños que los Progresistas Demócratas.

Estos últimos empezaron ya a poner precio a su apoyo a Bertie Ahern para entrar de nuevo en un Gobierno de coalición, aunque el éxito del Fianna Fail hace menos necesario que antes su apoyo. Pese a ello, el primer ministro saliente confirmó su voluntad de volver a pactar. 'Siempre he dicho que la coalición con el PD era mi opción preferida', dijo. 'Han sido mis honorables colegas en el Gobierno. Nuestras relaciones han sido muy buenas. Hemos trabajado muy bien juntos y estamos orgullosos de haber formado un Gobierno que ha durado un tiempo récord en este Estado', añadió Ahern. Reconoció que ayer tuvo ocasión de conversar un momento con la que fue su segunda en el Gobierno en representación del PD, Mary Harney, con la que coincidió en un acto en el castillo de Dublín. 'Pero sólo hemos tenido ocasión de felicitarnos mutuamente. Estoy seguro de que volveremos a hablar', añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de mayo de 2002