Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COYUNTURA AGRARIA

Ebro Puleva cierra su filial Andoleum y abandona el sector del aceite

Fracasa la apuesta por un producto de calidad y alto precio

El grupo Ebro Puleva, líder en el sector agroalimentario español, ha procedido al cierre de la empresa aceitera Andoleum, cabecera de su sección de aceites, donde poseía el 70%. Con esta decisión, la empresa reconoce su fracaso en el sector del aceite de oliva, donde había hecho una apuesta por la calidad a precio alto. El mercado no ha respondido a las expectativas de ventas y sus responsables han optado por abandonar ante la existencia prolongada de números rojos.

Andoleum es una empresa constituida en 1978 entre Puleva, antes de su fusión con Ebro Agrícolas, y la sociedad Aceites Cooperativos, formada por nueve cooperativas aceiteras andaluzas con una facturación baja. La entrada en el sector del aceite fue una operación impulsada personalmente por el vicepresidente del grupo, Guillermo Mesonero, y en contra de la postura de su compañero de viaje en Puleva, Javier Tallada.

Frente a la tónica del sector de precios bajos, Guillermo Mesonero creía poseer la solución mágica para vender aceite de calidad a un precio muy superior al medio de los mercados. Tras el éxito logrado por la empresa láctea con la venta de productos con alto valor añadido, se quería repetir la experiencia en el aceite. Pero, en este caso, se ha cosechado un fracaso.

Discrepancias

Este final anunciado de Andoleum coincide con la culminación de un proceso de separación de patrimonios entre Guillermo Mesonero y Javier Tallada. La separación de bienes de los dos financieros se interpreta en medios del sector como un mayor distanciamiento entre ambos vicepresidentes del grupo Ebro Puleva, que podría afectar también en el futuro a sus estrategias empresariales. Estas relaciones entre los dos vicepresidentes no afectan a la actividad de Ebro Puleva, donde José Manuel Fernández Norniella es y ejerce de presidente y ha pacificado las aguas en una empresa donde el poder se encuentra muy diversificado.

El aceite figuraba entre las actividades a potenciar en el seno de la nueva empresa fusionada Ebro Puleva, aunque nunca existió convicción en este proyecto por sus escasos márgenes. Javier Tallada, vicepresidente del grupo, cree que el futuro no pasa por vender aceite de oliva, sino por incorporar las propiedades del aceite en otros productos a través de Puleva Biotech.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de mayo de 2002