Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schröder critica a la Comisión Europea por el avance ultra

El canciller alemán, Gerhard Schröder, reiteró este fin de semana su llamamiento a hacer frente al avance de la extrema derecha en Europa, y en este contexto volvió a criticar a la Comisión Europea. En una entrevista concedida al diario británico The Guardian en vísperas de encontrarse, ayer en Berlín, con el primer ministro del Reino Unido, Tony Blair, Schröder recalcó que el avance de Jean-Marie Le Pen, en Francia, y los buenos resultados en los sondeos alcanzados por el asesinado Pim Fortuyn, en Holanda, obedecen a que 'en la opinión pública prevalece la sensación de que la cuestión de la seguridad interna, la protección de la gente, no se ha planteado de la manera adecuada'.

Schröder, que afronta elecciones federales el 22 de septiembre, indirectamente responsabilizó también a la Comisión de estos desarrollos. 'Las decisiones de Bruselas tienen repercusiones en la economía y, por extensión, en la sensación de la gente de los Estados nacionales. Por tanto, estas decisiones deberían ser mejor comunicadas y preparadas antes de tomarse. De lo contrario, se crea ansiedad y se da ímpetu a grupos de extrema derecha, que debemos considerar antieuropeos', sostuvo.

El canciller, quien en esta misma línea y en la del supuesto desconocimiento por parte de la Comisión de las particularidades industriales de Alemania, ha criticado en repetidas ocasiones a Bruselas, resaltó asimismo que 'tiene que ser más claro de lo que lo fue en el pasado que Europa no sólo es un mercado, sino también un escenario de la interacción social. Siempre ha sido un modelo social, cuya idea central es que todos los ciudadanos puedan compartir la riqueza y participar en la toma de decisiones'.

A inicios de su mandato, Schröder suscribió un documento con Blair en el que se pedía acelerar las reformas estructurales en la economía y la sociedad. El canciller, sin embargo, abandonó esta argumentación y hoy suele cargar las tintas en tradicionales posturas socialdemócratas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de mayo de 2002