Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil inmoviliza un autobús con 30 universitarios que volvían a Segovia

La Guardia Civil inmovilizó ayer en el área de servicio de la A-6, cerca de Villalba (Madrid), un autobús que trasladaba hasta Segovia a 30 universitarios desde diversas facultades de las universidades Complutense, Autónoma y Somosaguas.

Esta situación se produce dos días después de que medio millar de personas se concentrara en la Plaza Mayor segoviana para pedir a la Comunidad de Madrid que autorice la 'reiteración de itinerarios' a las empresas que desplazan a diario a centenares de estudiantes segovianos a facultades madrileñas, una actividad que la asociación Horizonte Cultural lleva desarrollando, desde hace más de 20 años.

El gerente de la asociación, Tomás Ortiz, explicó que los agentes detuvieron el autocar sobre las 15.50 en la zona conocida como La Pasarela, dejándolo precintado, y levantaron un acta con el número de usuarios y la relación de viajeros, que continuaron su viaje a Segovia alrededor de las 18.30, la mayoría sin comer y mostrando cierto nerviosismo, mientras que el sonido de muchos móviles hacía patente la intranquilidad de sus familias.

Tras señalar que se trata de la primera vez que ocurre una situación similar, lo que los estudiantes atribuyen a la campaña de movilizaciones -que ha incluido la recogida de más de 15.000 firmas para entregarlas al presidente del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón-, Ortiz explicó que la Guardia Civil argumentó que el autocar, perteneciente a la empresa Segoturing, carecía de la correspondiente autorización de transporte regular de uso especial para realizar el trayecto entre Segovia y Madrid. Este permiso es preceptivo cuando hace un mismo itinerario que coincide con el del servicio regular de viajeros.

Pendientes del tribunal

Sin embargo, Horizonte Cultural subraya que aún están pendientes de resolver por el Tribunal Contencioso-Administrativo de Madrid los recursos interpuestos por las cinco empresas de autocares que realizan este servicio especial -entre 11 y 12 viajes diarios-, por lo que, a su juicio, el precinto es ilegal, ya que entretanto se ha pedido la suspensión de los actos.

Ortiz destacó la 'paradoja' que a su juicio se produce en este asunto cuando la Junta de Castilla y León, 'aplicando el mismo reglamento y la misma Ley de Transportes', otorga las autorizaciones para el trayecto entre Segovia y Madrid, que es de competencia de este Gobierno regional.

Más de 700 universitarios acuden a diario desde Segovia a facultades madrileñas, mientras que un centenar viaja de Madrid a centros universitarios de la capital segoviana, un sistema por el que han hecho su carrera unas 20.000 personas desde su comienzo. Tomás Ortiz apostilló que lo bueno de este transporte es que 'reparte por Madrid a los universitarios, puerta a puerta, coordinando el servicio con los horarios de clases, pero no es una línea regular y, además, el servicio se suspende en verano'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de mayo de 2002