OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Ser de la Ribera

Lamentaría que mi natural despistado me impidiera ver a Catalina Serra en el acto en el que los vecinos de la Ribera presentamos a la prensa nuestro comedido manifiesto. Yo diría que no vino.

No está bien describir despectivamente a la Plataforma de Entidades de la Ribera como un revoltijo de asociaciones; lo siento, no tenemos aún squash, golf... ni biblioteca. La Ribera es el barrio que es porque entidades de vecinos han hecho lo posible para mantener la vitalidad del barrio.

La Biblioteca Provincial tiene también 'importancia social y cultural' precisamente porque pondrá los libros al alcance de los que no los tienen. Eso tiene un efecto civilizador evidente, y -a menos que la sociedad civil quiera mantener su exclusiva- es bueno para toda sociedad, incluida nuestra civilizadísima sociedad catalana, ¿no? Pues eso.

Si Catalina Serra estuvo allí, lo lamento. Por mi despiste y porque el acto no tuvo nada que ver con el tono de su crónica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de mayo de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50