Respirador cerrado para 'Miss B'

Mientras se producía la sentencia desfavorable a Diane Pretty, otra enferma británica, tetrapléjica, moría ayer con ayuda médica. La mujer, conocida como Miss B, recibió semanas atrás el beneplácito del Supremo británico para poner fin a su vida contra la voluntad de los médicos de un hospital londinense.

La diferencia entre ambos casos radica en las variantes de eutanasia: activa para Pretty, pasiva para Miss B, quien pedía que se le retirase un el respirador que la mantenía artificialmente con vida. Eso ocurrió mientras dormía, según anunció el Ministerio de Sanidad.

La paciente ponía así en práctica un derecho que reconoce la ley y que ratificó la juez Elizabeth Butler-Sloss el mes pasado. La jurista reconoció que Miss B estaba 'capacitada mentalmente a dar consentimiento o bien negarse a recibir tratamiento médico para mantener su vida'. El caso llegó a los tribunales por la negativa de los médicos que atendían a Miss B a poner fin a su vida: sugerían rehabilitación para mejorar su condición de vida. Sin posibilidades de recuperarse, la mujer rechazó la oferta y declaró ante la juez en la propia sala del hospital.

Más información

De origen jamaicano, soltera, de 43 años, se le diagnosticó una malformación de los vasos sanguíneos de la columna espinal en 1999. Su condición deterioró hasta dejarla paralítica pero sin perder las facultades mentales. Recuperó el habla y, desde agosto, solicitó que le desconectasen el respirador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de abril de 2002.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50