Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jean M. Auel considera que las cosas han ido a peor desde la prehistoria

La autora de 'El clan del oso cavernario' publica hoy en 30 países su nueva novela

Les Eyzies de Tayac

La venerable abuela aferró una lanza y la esgrimió con semblante fiero como si tuviera ante ella un mamut; se rió al ver el susto que provocó su gesto. Jean M. Auel, la autora de El clan del oso cavernario y sus tres secuelas (más de 35 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo), ha escogido una de las zonas emblemáticas de la prehistoria mundial, junto a las cuevas de Lascaux, para el lanzamiento de su nueva novela, Los refugios de piedra. Auel (Chicago, 1936), la mujer que millones de lectores identifican con su más lejano pasado, considera que las cosas han ido a peor desde la prehistoria.

El nuevo libro aparece hoy simultáneamente en 30 países, entre ellos España (editorial Maeva), y la noticia ha despertado expectación entre los lectores, que llevaban 12 años esperando la continuación de la serie de novelas prehistóricas.

El fenómeno Auel se puede apreciar con toda su fuerza en el enorme despliegue mediático que ha convocado la presentación de su libro en este hermoso y recóndito lugar de Francia donde transcurre, hace 35.000 años, la nueva novela. Junto al usual despliegue de exactitud paleontológica, aplaudido unánimemente por los científicos, que adoran a Auel, el libro no deja de incluir también usos que parecen algo sorprendentes en la edad de piedra, como la domesticación de animales, el asado de uro al vino, el beso con lengua y el sexo oral. Pero, ¿hubo de verdad revolución sexual en la prehistoria? 'Creo que esa actitud escéptica ante el sexo prehistórico es como la de los adolescentes, que cuando lo descubren no creen que sus padres también pudieran practicarlo', riñó cariñosamente la escritora. Y añadió: 'El hombre prehistórico no era diferente a nosotros, tenía la misma inteligencia, emociones y gustos. Eso lo dicen los paleontólogos, yo sólo he seguido las consecuencias e ido un poco más allá'.

El sábado, ante la cueva de Les Combarelles, en un improvisado campamento paleolítico para la demostración de las técnicas que usaban los personajes de sus novelas, Auel, que ya tiene dos biznietos, supervisó el encendido de un fuego con hierba seca, pedernal y trocitos de hongo, alentó la obtención de lascas de sílex y se mostró muy hábil arrojando la lanza. '¡Ya tenemos el cerdo para la comida!', exclamó tras alcanzar a un jabalí de plástico, como si no estuviéramos en la tierra del foie-gras y las truffes du Périgord.

Encantadora, alegre e inteligente, Jean M. Auel visitó luego el escenario central de Los refugios de piedra, la impresionante cavidad de Laugerie Haute, cuya enorme cornisa, hoy desplomada, dio cobijo a un nutrido asentamiento humano en el solutrense. En el lugar transcurre buena parte de la nueva aventura de Ayla, la mujer cromañón criada por los neandertales que es la protagonista de las novelas de Auel y que, tras largo viaje, llega en el libro a esta zona para visitar a su familia política.

La autora se mostró en desacuerdo con la visión de la prehistoria como una época brutal y más bien desagradable, del estilo de la que han mostrado Hollywood o las novelas de J. H. Rosny Aîne. 'No hay prueba de guerras en la prehistoria, y pocas de violencia interpersonal; tenemos, en cambio, testimonios de compasión, como el del neandertal lisiado cuyo esqueleto se encontró en Irak y que fue cuidado por alguien. Creo que nuestra naturaleza está más basada en la colaboración que en el belicismo'. ¿Le parece que la sorpresa electoral de Le Pen en Francia pone en duda la evolución humana? 'Creo que no se ha evolucionado mucho desde que vivieron mis personajes; siempre ha existido gente conservadora y progresista, yo soy de las segundas, pero tampoco en EE UU ha salido el presidente que yo voté. Habrá que esperar a las próximas elecciones y volver a votar. Ésa es la única forma de hacer las cosas'.

La escritora fue ambigua al hablar de su decisión anunciada de poner fin a la serie en el próximo libro, el sexto, parte del cual transcurrirá en zonas de lo que hoy es España: 'No estoy segura de poder incluir todo lo que quería en un único libro final'. Lo que sí hará al cerrar la serie, sea ello cuando sea, es probar otro tipo de géneros, y le gustaría, dijo, 'escribir una historia contemporánea de misterio'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de abril de 2002