El cine español rinde homenaje a Marsillach en el Festival de Málaga

Decepcionante estreno de la película 'Amnesia', del oscarizado Gabriele Salvatores

Sus hijas, Blanca y Cristina; las actrices y actores Marisa Paredes, Imanol Arias, Fernando Guillén, Juanjo Puigcorbé y Miguel Molina; la directora y amiga Josefina Molina, y la ex ministra de Cultura Carmen Alborch sintieron por un momento, desde el escenario del teatro Cervantes de Málaga, que Adolfo Marsillach aún estaba allí. Durante el homenaje que el Festival de Cine de Málaga tributó anoche a uno de los más grandes hombres del teatro español hubo una sincera emoción. El reverso negativo lo puso Amnesia, el filme del italiano Gabriele Salvatores.

Más información

Aunque Marsillach, como reconocía ayer su hija Cristina, fue ante todo 'un actor que en el teatro se sentía como pez en el agua y en el cine siempre se encontró con limitaciones', sus contadas incursiones en el celuloide -como actor, guionista y hasta director- gozaron de reconocimiento. Así, el Festival de Málaga ha preparado una pequeña retrospectiva con cuatro títulos (091, Policía al habla; Sesión continua, El largo invierno y Esquilache, con la que logró el Goya al mejor actor de reparto). 'Los homenajes son como los bombones, todos buenos y bienvenidos', dijo Cristina Marsillach. 'Te dan fuerzas porque el ánimo no está muy alegre y por unas horas crees que te devuelven a la vida a la persona que más quieres. Quiero que se le recuerde como un hombre muy especial, como un actor con muchísima personalidad y desde luego no creo que le olvide fácilmente; en todo caso, ahí estaré yo para impedirlo'.

En la sección a concurso, ayer se estrenaron dos filmes, Amnesia y Bestiario, que bajaron la euforia que el día anterior crearon Smoking Rooms, de Roger Gual y Julio Wallovits, y El otro lado de la cama, de Emilio Martínez Lázaro. Amnesia, última película del napolitano Gabriele Salvatores (autor de la oscarizada Mediterráneo) y Bestiario, tercera del madrileño Vicente Pérez Herrero, comparten una característica: responden más a una estructura fragmentaria que a un guión rígido, para contar vidas poco comunes.

Amnesia, una coproducción hispano-italiana, habla de Ibiza, de viejos hippies reciclados, de padres incómodos e hijos que tienen mucho que echarles en cara. A partir de una anécdota tomada del cine criminal todo se lía para, en un guión tan comercialmente hábil como insustancial, llegar a un final con moraleja muy de ahora: en el fondo, lo que anida en el corazón de todo antiguo contestatario es el deseo de formar una familia bien avenida. Dijo ayer Salvatores que le interesó 'poder contar la misma historia desde puntos de vista y registros diferentes, mezclando el tono cómico y dramático tan unidos en nuestras culturas desde los griegos'.

Tiene más ambición Pérez Herrero, quien logra una coherencia con su universo poético que, más allá de ciertas debilidades, hay que elogiar, y con la ayuda de Carlos Bardem en la doble función de actor y coguionista, traza retratos que son estados del alma. Es decir, aspiraciones, sueños, temores de personas de todo tipo y condición, obsesivamente presididos por el amor, los celos, el extrañamiento. El director admitió ayer el origen literario, inspirado en los bestiarios medievales, de su filme, mientras Bardem reivindicaba 'filmes como éste, que desde un punto de vista ideológico exigen al espectador que piense y reaccione'.

De izquierda a derecha, Fernando Guillén, Marisa Leza, Carmen Alborch y Juan Seoane.
De izquierda a derecha, Fernando Guillén, Marisa Leza, Carmen Alborch y Juan Seoane.JULIÁN ROJAS
Gabriele Salvatores, con gafas, junto a los actores María Jurado, Rubén Ochandiano y Juanjo Puigcorbé, en Málaga.
Gabriele Salvatores, con gafas, junto a los actores María Jurado, Rubén Ochandiano y Juanjo Puigcorbé, en Málaga.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 28 de abril de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50