Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid acapara el 90% de las sedes de las grandes empresas y Cataluña cae hasta el 5,4%

La concentración de sedes empresariales ha dado un salto en favor de Madrid en la última década. El 90,2% de las empresas integradas en el índice general de la Bolsa de Madrid (IGBM) tiene su sede operativa en la capital del Estado. Hace una década, Madrid absorbía el 82,4% de las sedes. Los perdedores son tanto Barcelona, el otro gran polo de captación de sedes empresariales, como el resto de las provincias españolas. Cataluña ha pasado en una década de captar el 8,77% de las sedes de las empresas del IGBM al 5,4%. El porcentaje de sedes repartidas por el resto de España se ha reducido desde el 8,79% al 4,3%. Estos datos están recogidos en un informe del economista Xavier Vives editado por el Departamento de Industria, Comercio y Turismo de la Generalitat.

El peso de la economía catalana es inferior a la capitalización de las empresas con sede social en la comunidad

El informe recoge casos de sedes de grandes empresas que han trasladado sus centros de decisiones a Madrid, como Industrias Agrícolas (fusionada con Azucarera Ebro), la constructora Cubiertas (integrada en Acciona), la también constructora FCC y las eléctricas Enher y Fecsa (integradas en Endesa).

La concentración de sedes de empresas es un fenómeno mundial. El estudio indica que en Estados Unidos, el 40% de las sedes de una muestra tomada entre las 5.000 primeras empresas que cotizan en Bolsa se concentra en 20 condados del país.

Xavier Vives, profesor de la escuela de negocios de París, Insead, parte de la quiebra de la teoría clásica de la distribución espacial de la economía, basada en los modelos de crecimiento radial en los que las empresas se concentran y se dispersan en función de la especialización de las cuencas -clusters- y de los costes decrecientes del transporte.

El estudio plantea dos hipótesis de partida: 'La globalización comporta un aumento en la concentración geográfica de las sedes de las grandes empresas'; y, en segundo lugar, la 'concentración de los centros de decisión es superior a la concentración de la actividad económica'. Por tanto, las grandes compañías multinacionales que están en España tienen tendencia a concentrar sus cuarteles generales, no sus centros de producción. Ambas hipótesis se verifican, y se les añade una tercera, concerniente a las compañías de servicios: la concentración de las decisiones es paralela a la cercanía de los organismos reguladores, cuando se trata de sectores regulados, como la energía, el agua, el gas y las utilities en general. 'Estos sectores mostrarán más tendencia a la concentración en el marco de un sistema político centralista', resume el estudio, en un intento de relacionar el traslado de las sedes a Madrid con el modelo de Estado. Madrid acoge las sedes de organismos reguladores como la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la Comisión Nacional de la Energía y la Comisión de las Telecomunicaciones. El Círculo de Economía apuntó hace unos meses que estos organismos actúan a modo de imán para atraer las sedes de las empresas y reclamó que se descentralice la sede de algunos de estos organismos.

El informe de Vives destaca que Cataluña mantiene su peso si se asignan las sedes de empresas multinacionales a la comunidad autónoma donde tienen la delegación. De 100 grandes empresas analizadas, sólo 17 tienen sede en Barcelona. Se trata, entre otras, de las firmas siguientes: la aseguradora Allianz, el grupo Seat-Audi-Volkswagen en España, Nissan, Nestlé, Sony y Winterthur. A ellas hay que añadir algunas empresas autóctonas: Catalana Occidente, La Caixa, Gas Natural SDG, Caixa Catalunya, Banco Sabadell, Caprabo y Cirsa, entre otras.

El economista señala que las ciudades están interesadas en captar sedes de grandes compañías porque éstas inducen la demanda de directivos de alto nivel económico, con un importante efecto multiplicador. Por ello, la concentración de las sedes ejecutivas de las empresas crea ciudadanos de primer nivel con mayor renta per cápita y ciudades y regiones más pequeñas especializadas en la producción.

'A medio plazo, es mejor sedes sin fábricas que fábricas sin sedes', según una frase sintética, excesiva y, sin duda, afortunada del economista Andreu Mas-Colell.

El estudio señala que la concentración de sedes empresariales en Madrid es muy superior al tamaño de su economía. Madrid genera alrededor del 17,3% del producto interior bruto (PIB) español y Cataluña el 19%.

El informe de Xavier Vives destaca que entre 1994 y 2001 Madrid ha elevado el peso del valor bursátil de las empresas que tienen sede en la comunidad en relación con el tamaño de su economía. Por el contrario, Cataluña lo ha reducido. Madrid ha pasado a tener una sobreponderación del 422% mientras que Barcelona llega a tener una infravaloración del 39,6%, agrega el estudio. En cambio, Cataluña tiene una amplia base de empresas no cotizadas en Bolsa, la mayor parte familiares, algunas de las cuales tienen un tamaño considerable. Se trata de sociedades como Puig, Roca Radiadores, Grupo Planeta, Almirall Prodesfarma y Borges.

La ubicación de las cúpulas de las empresas es muy importante desde el punto de vista fiscal. Este es el criterio que decide dónde deben pagar impuestos las empresas. La junta arbitral, que dirime los conflictos de competencias entre comunidades autónomas y entre éstas y el Estado, ha fallado recientemente a favor de que Terra-Lycos pague sus impuestos en Madrid y no en Cataluña. Este fallo, contra el que el Gobierno catalán ha recurrido ante los tribunales, se ha producido a pesar de que la filial de Internet de Telefónica ha trasladado su sede social a Barcelona.

En los últimos años, los cambios de sedes efectivas de las empresas hacia la Comunidad de Madrid han sido constantes. El estudio cita algunas como las constructoras Huarte-Obrascón, la cervecera Mahou-San Miguel y la constructora Acciona (véase el cuadro adjunto).

Respecto a las empresas del sector de las nuevas tecnologías, el informe indica que la mayor parte tiene su sede en Madrid. Aun así, Barcelona acoge las sedes social y ejecutiva de Retevisión y la sede social del operador de móviles Amena, ambas integradas bajo el paraguas del Grupo Auna, cuya sede social también está en la capital catalana aunque los negocios se dirijan desde Madrid. Terra se encuentra en este mismo último caso.

El estudio del profesor Xavier Vives no desautoriza ni se apunta a ninguna teoría en concreto, sino que verifica hipótesis a partir de los elementos que juegan en cada caso. Enfatiza, por ejemplo, el papel de las ciudades en la difusión del conocimiento y explica que, después de la innovación, los proyectos empresariales son explotados por las llamadas economías de localización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de abril de 2002