Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNICACIÓN

El Gobierno francés recuerda su obligación de servicio público a Vivendi

La controversia arrecia tras el despido fulminante del presidente de Canal Plus

Enfrentado a una grave crisis a la cabeza de Vivendi Universal, Jean-Marie Messier quemó ayer etapas para desposeer a Pierre Lescure de la presidencia de Canal Plus Francia y sustituirle por Xavier Couture, quien ha sido nombrado 'con efectos inmediatos'. La controversia arrecia en los medios culturales, muy reticentes hacia Messier desde que declaró la muerte de 'la excepción cultural', así como en la clase política, contraria a que Canal Plus pierda su identidad nacional y el papel de motor financiero del cine francés.

Los 'guiñoles' de Canal Plus se despacharon ayer con el presidente de Vivendi. 'Vean el último sondeo: Lescure 100%, Messier 0%'. Frente a una lista interminable de apoyos a Lescure, completamente real -Bernard Tavernier, Claude Chabrol, Catherine Deneuve, David Lynch, Michel Platini y así hasta 400 nombres-, la de Messier sólo contenía el de Silvio Berlusconi.

En el mundo de lo real, el relevo de Lescure se consumó en el Consejo de Vigilancia de Canal Plus, que lo aprobó por tres votos contra dos, uno de estos últimos el de Jorge Semprún. Horas antes, Lescure había negado en una emisora de radio que su gestión haya conducido a las pérdidas de que le acusa el ejecutivo de Vivendi, asegurando que los objetivos financieros para 2001 se alcanzaron 'sobradamente'.

El fondo de esta crisis es la situación económica de Vivendi Universal, que el 5 de mayo anunció pérdidas de 13.597 millones de euros en 2001, debido a provisiones de 12.640 millones de euros por depreciaciones, casi la mitad de ellos imputados a Canal Plus. Para Lescure, la filial italiana Telepiú es responsable del 80% de su déficit, pero esas inversiones continuaron por deseo de Messier. 'Canal Plus Francia, aunque haya reducido sus márgenes de beneficios desde el aumento del precio del fútbol, sigue con resultados positivos', dijo.

Vivendi Universal replicó secamente a tales argumentos, advirtiendo de que su vocación no es la de 'continuar duraderamente como banquero con chequera abierta para Canal Plus' que, sin la fusión con Vivendi, 'habría terminado el ejercicio de 2001 con un endeudamiento de 5.000 millones de euros -equivalente a más de un cuarto de la deuda total de Vivendi- y una pérdida de 700 millones de euros'.

La firmeza de Messier se contrapone a la movilización del personal de la cadena, que ayer se manifestó ante la sede parisiense de Vivendi.

Advertido por el jefe del Gobierno, Lionel Jospin, de su obligación de velar para que Canal Plus cumpla sus compromisos con el Estado, el Consejo Superior Audiovisual recibirá hoy a Lescure y ha pedido la comparecencia de Messier. Este organismo tiene capacidad para retirar la licencia a una televisión si ésta sufre cambios de propiedad o de dirección, que afecten a sus compromisos.

El socialista Jospin recordó ayer a Vivendi que su filial de servicios medioambientales, Vivendi Environnement, trabaja con la mayor parte de los ayuntamientos de Francia. El presidente Jacques Chirac, se expresó en términos similares: 'Está en juego la riqueza y la diversidad de nuestro paisaje audiovisual', dijo al subrayar 'el lugar estratégico' de Vivendi en el aprovisionamiento de agua a las colectividades locales, 'lo cual implica una verdadera responsabilidad de servicio público y excluye toda posibilidad de que esta empresa pueda dejar de ser francesa'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de abril de 2002