Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE pide fondos para mejorar las condiciones de vida de los ediles vascos

Los socialistas reclaman sueldos, apoyo psicológico y 'vacaciones de seguridad' para sus concejales

A un año de las elecciones municipales, el PSOE quiere crear una red de seguridad personal, económica y social en torno a sus militantes para que no tiren la toalla y se nieguen a ser concejales en el País Vasco y Navarra. La dirección del PSOE ha entregado al PP un plan para crear un fondo público, dependiente de los Presupuestos Generales del Estado, con el que financiar sueldos para que sus futuros concejales puedan abandonar sus trabajos, recibir asistencia psicológica e incluso costear estancias temporales fuera del País Vasco para ellos y sus familiares.

En estos momentos el PSOE considera un milagro que en mayo de 2003, cuando se celebren las elecciones municipales, pueda llegar a presentar las mismas candidaturas que completó en los anteriores comicios en el País Vasco y en Navarra. El objetivo numérico no sería muy ambicioso si se tiene en cuenta que hace tres años las siglas del PSOE no estuvieron en el 75% de los municipios de Navarra y en el 64,5% del País Vasco, la mayoría pequeños municipios.

El problema de los socialistas continúan en esos lugares, pero ahora, ante el hostigamiento de ETA, se extiende a poblaciones mayores en las que el grueso de los concejales socialistas compatibiliza su función pública con su trabajo particular, ya que el cargo político no está remunerado.

El PSE-EE-PSOE cuenta actualmente con 243 concejales, y 223 suman el bloque de los populares. Pero las expectativas no son buenas. La veintena de concejales socialistas que han abandonado en los últimos meses su puesto apunta una tendencia creciente que se convertiría en una negativa masiva para las próximas elecciones. El PSE tiene un cálculo numérico bastante desolador sobre su capacidad de presentación de listas, pero lo guarda celosamente con la esperanza de que no se haga realidad.

Vida más grata

Para truncar esa mala expectativa, la dirección federal del PSOE quiere volcarse con medidas que hagan a los candidatos la vida un poco más grata. En primer lugar, se trataría de que los aspirantes no renuncien por el hecho de tener que ir a su trabajo con escolta. Esta situación es dura para ellos y muy incómoda para sus compañeros y jefes en la fábrica, restaurante o comercio donde trabajan.

De ahí que la primera medida que figura en el plan sea la creación de 'un fondo público para la seguridad de los concejales' vascos y navarros. Este plan se lo entregó el PSOE al PP el pasado lunes en la reunión de la Comisión Técnica del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo suscrito entre ambos partidos. Esta comisión se encarga de las medidas jurídicas que, posteriormente, deben tener el aval político de la comisión de seguimiento de dicho pacto.

Los socialistas proponen que por ley se apruebe un fondo de asistencia para el ejercicio de la función de concejal, gestionado por el Ministerio del Interior, con cargo a los Presupuestos Generales del Estado. Podrán acceder a dicho fondo 'para obtener la retribución por el ejercicio de su función municipal, de forma individualizada, aquellos concejales que por razones de seguridad se vieron obligados a pedir la suspensión temporal de su relación laboral, siempre y cuando no les correspondiere dicha retribución por no estar dentro de las posibilidades económicas del Ayuntamiento, o por haberlo rechazado el pleno municipal'. En el siguiente punto se establece que podrán acceder al fondo, en concepto de ayuda, compensación o indemnización los concejales o grupos municipales y partidos políticos 'que en el ejercicio de su cargo sufran daño o menoscabo económico o material como consecuencia de amenazas, coacciones o atentados terroristas'.

Con las familias

Con cargo a dicho fondo se financiará también 'la asistencia individualizada, psicosocial o terapéutica y familiar que precisen los concejales amenazados o sus familias'. En este bloque entra también el traslado temporal de concejales, con sus familias, del País Vasco a otra comunidad autónoma.

En la filosofía general hay acuerdo entre ambos partidos, pero algunas observaciones del PP han 'preocupado' al PSOE. Así lo manifiesta el portavoz socialista en esta comisión técnica, Álvaro Cuesta, al observar que en la última reunión el PP 'no cumplió' su compromiso de traer una respuesta a la creación de este fondo. El PSOE, por su parte, decidió dejar claro que tal fondo debe ser con cargo a los Presupuestos Generales del Estado. Cuesta asegura que en conversaciones preliminares el PP prefería que estas aportaciones fueran de carácter privado, a través de donación y beneficiadas con desgravaciones fiscales. El PSOE no aceptó 'porque el Estado no puede abandonar su función de cuidado y apoyo a los concejales'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de marzo de 2002