Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid acoge su primera librería dedicada por entero al mundo árabe

El local de Almanara está ubicado junto a la mezquita de la M-30

Almanara es el nombre de una plaza del castigado territorio palestino de Ramala. Allí jugaba de niño Adnan Al-Ayoubi, y ahora preside con letras verdes (de ese color que, dicen, simboliza esperanza) el letrero de un pequeño local madrileño abigarrado de libros y objetos. Al-Ayoubi, periodista español de origen palestino, redactor del servicio en lengua árabe de Radio Exterior de España, ha vivido siempre rodeado de libros, es feliz entre papeles, y su pasión por la lectura en su lengua de origen le ha llevado a crear esta librería. Nacida hace sólo seis meses, 'es la primera de Madrid dedicada por entero a libros en árabe', afirma orgulloso.

'Almanara [pronunciado Almenara] es un nombre muy importante para mí. Significa faro y plaza iluminada, y precisamente los libros iluminan con cultura a quienes los leen', explica Al-Ayoubi, que insiste en la idea de su establecimiento como 'lugar de encuentro abierto a todo el mundo'. 'Me ha sorprendido la gran aceptación de los españoles y la alegría de muchos musulmanes al ver que tenían en su ciudad un sitio como éste', comenta Al-Ayoubi, cuya clientela está compuesta mayoritariamente por ciudadanos de origen marroquí, palestino, sirio y libanés. Y no es casual que Almanara esté situada muy cerca de la mezquita de la M-30, donde se ubica el Centro Cultural Islámico. Pero esta librería no se centra en el mundo religioso; en sus estantes pueden encontrarse libros, revistas y periódicos de diversa índole.

Una curiosidad de la clientela española, apunta el propietario del local, es que suele pedir libros de cocina. Pero 'cada vez más gente, sobre todo estudiantes, pide diccionarios y libros de poesía o narraciones'. Otro público al que Almanara sirve es el universitario, y, de hecho, junto a volúmenes editados en su mayoría en Egipto y Líbano, conviven en los anaqueles unos 40 libros de la editorial española Cantarabia, coordinada por la profesora de la Universidad Autónoma de Madrid Carmen Ruiz Bravo-Villasante.

En la librería árabe-madrileña no faltan postales, discos, adornos, teteras, narguiles o masbahas (rosarios). Las vitrinas también contienen objetos de regalo o devoción procedentes de Jerusalén: cruces bendecidas, agua del Jordán...

Al Ayoubi atiende encargos de libros y su propuesta de servicio cultural se extiende a la traducción (él ha trabajado con importantes dignatarios, entre ellos Yasir Arafat). En Almanara, donde Al-Ayoubi comparte las jornadas con su esposa, la española Pilar Alique, el tiempo de consulta se transforma en un momento en tiempo de charla, con frecuencia acompañada de un té. Y no es raro ver en un rincón los instrumentos musicales de sus hijos adolescentes, Sherezade y Basel, celistas en la orquesta madrileña de Emilio Aragón.

Librería Almanara. Antonio Calvo, 7. Teléfonos 91 393 23 83 y 91 403 66 08.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de marzo de 2002