Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior intenta frenar la falta de aspirantes a la Ertzaintza subiendo el tope de edad a 32 años

De los 232 que aprobaron en la última promoción de 281 plazas, sólo 200 están en Arkaute

El Departamento de Interior y los sindicatos de la policía vasca han pactado medidas para intentar paliar la falta de candidatos a agente de la Ertzaintza. Interior y las centrales sindicales aprobaron en el Consejo de Policía celebrado el 26 de febrero elevar de 30 a 32 años la edad máxima para acceder a un cuerpo policial en el País Vasco, ya sea la Ertzaintza o las distintas policías municipales. En la última promoción de la policía vasca, sólo se pudieron cubrir 232 de las 281 vacantes, pero esa cifra se ha visto nuevamente reducida, ya que 'poco más de 200 alumnos' ingresaron en la Academia de Policía de Arkaute el pasado 4 de marzo. Estos alumnos no finalizarán su formación hasta el próximo mes de noviembre.

El pasado 26 de febrero, el viceconsejero de Seguridad, Mikel Legarda, y los tres sindicatos con representación en el Consejo de Policía de la Ertzaintza (Erne, ELA y Comisiones Obreras) acordaron en dicho foro policial paritario y consultivo elevar a 32 la edad máxima con que se puede aspirar a ser agentes en la Ertzaintza y en las policías locales del País Vasco. Hasta ahora el reglamento de la policía vasca situaba el tope de edad para el ingreso en los 30 años. El hecho de que ETA haya situado como objetivo prioritario a los 7.500 agentes de la Ertzaintza ha producido que, por primera vez en los 20 años de existencia de la policía vasca, una promoción no se ha podido completar. En la última, sólo 232 de las 281 plazas ofertadas fueron adjudicadas. Además, tras el asesinato de los dos patrulleros en Beasain, el pasado 23 de noviembre, se ha producido una nueva rebaja (algunos han pasado a la policía local), de forma que 'poco más de 200 alumnos' han ingresado finalmente en la academia, según fuentes oficiales del departamento.En la reunión en la que Interior y los tres sindicatos acordaron subir la edad tope en la policía, el propio Legarda cifró 'en unos 80' los agentes que podrían haber entrado en la última promoción, en el caso de haber sido aprobada con anterioridad la ampliación de edad. Junto a esta medida, fuentes sindicales explicaron que se había aprobado la posibilidad de que los actuales interinos en las policías municipales que no rebasen los 32 años puedan presentarse a las oposiciones que se puedan convocar en el futuro 'pese a que entonces hayan superado ese tope de edad'. De esta manera se pretende dar una 'salida digna' a la bolsa de interinos existente en algunos cuerpos locales vascos. Entre ellas en la Guardia Urbana de San Sebastián y en algunas otras policías locales guipuzcoanas, según fuentes sindicales. El reglamento, que desarrolla la Ley de Policía vasca, aprobada por el Parlamento el 17 de julio de 1992, fijaba hasta ahora en 30 años la edad tope para poder acceder a una plaza en cualquier policía. En su artículo 16 establecía que los municipios con 'una población igual o superior a 5.000 mil habitantes' podrán crear cuerpos de policía propios. Aunque con 'carácter excepcional', se podrán crear policías locales en pueblos con menos de 5.000 habitantes 'cuando existan indudables motivos de necesidad o conveniencia', pero con la autorización previa del Gobierno.

'Otros 80 agentes'

En la reunión del Consejo de Policía celebrada en la Academia de Arkaute el pasado 26 de febrero, el mismo día en que el consejero de Interior logró salvar el denominado Acuerdo de Seguridad dotándolo con cerca de 19 millones de euros, el departamento y los representantes sindicales discutieron una propuesta para elevar la edad actual de acceso de 30 años hasta los 35 años. 'La intención de esta modificación y de que fijáramos la cifra de 35 años es que, actualmente, todos los agentes en condición de interinos tienen más o menos esa edad', indica uno de los representantes sindicales asistentes a la reunión. Se da la circunstancia, según las mismas fuentes, de que tanto en la Policía Foral navarra como en los Mossos de E´squadra catalanes la 'edad límite también se encuentra fijada legalmente en 35 años'.

En la negociación, los representantes de Interior, probablemente para no envejecer demasiado la edad media de los agentes en los cuerpos policiales, propusieron fijar el aumento sólo en dos años. Las centrales presentes en el citado foro consultivo asumieron finalmente el incremento propuesto por Interior. Este acuerdo, para obtener el rango de norma legal, debe ser aprobado en consejo por el Gobierno vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de marzo de 2002