Crítica:Crítica
i

Por fin 'El ingenio'

La Cuba revolucionaria ha borrado la historia y al mismo tiempo tuvo notables historiadores. Lo primero, al configurar una secuencia dominada teleológicamente por la propia revolución de 1959, con dos únicos periodos significativos, enlazados entre sí: el proceso de lucha por la independencia, la era Martí, frustrado por la intervención y la hegemonía de Estados Unidos durante la seudorrepública, y el guerrillerismo heroico que desemboca en la construcción del socialismo, la era Fidel. Lo demás se resuelve con un par de veredictos maniqueos: todo lo que no es independentismo es opresión colonial, y todo lo que no es precastrismo o comunismo en la república de 1902-1952 es sumisión a Estados Unidos.

EL INGENIO. COMPLEJO ECONÓMICO SOCIAL CUBANO DEL AZÚCAR

Manuel Moreno Fraginals Crítica. Barcelona, 2002 744 páginas. 38 euros

Al mismo tiempo, paradójicamente, en la Cuba castrista se ha desarrollado una historiografía de calidad, siempre sin entrar, eso sí, en el terreno vedado de la república. Al legado 'burgués' representado por Ramiro Guerra y Fernando Ortiz se sumó la formación en universidades norteamericanas, o la relación con su literatura, con lo que la historiografía marxiana pudo escapar en parte a los códigos y a las vulgatas del marxismo soviético. Es lo que apunta ya en 1948 Azúcar y abolición, de Raúl Cepero Bonilla, futuro ministro de Fidel, y lo que en la década de los sesenta despliega la obra maestra que ahora por fin se edita en España: El ingenio, de Manuel Moreno Fraginals.

Fallecido hace unos meses, Moreno Fraginals fue una personalidad excepcional. Amigo en su paso juvenil por España de Luis Martín Santos y de Juan Benet, y en Cuba de José Lezama Lima, formado en el Colegio de México, su carrera se orientaba hacia una convergencia de investigación histórica y creación literaria, cuando la política se interpuso en su camino. Primero con el exilio bajo Batista, donde se descubre como empresario, al frente de una cervecería en Venezuela o en calidad de jefe de producción de Televisa. Luego adhiriéndose a la revolución. Sus saberes técnicos le llevan a colaborar con la gestión económica del Che, a quien dedica El ingenio, cuyo primer tomo ve la luz en 1964 y el segundo diez años más tarde.

De Cuba/España, España/Cuba. Historia común (Crítica, 1995) bien pudiera decirse lo que él escribió de Azúcar y abolición: 'El ensayo histórico más brillante que se ha escrito en Cuba en este siglo'. Sus colaboraciones en este diario se prolongaron hasta que la enfermedad truncara su vida intelectual unos meses antes de la muerte física, acaecida el pasado año en Miami.

En El ingenio, Moreno Fra

ginals supo enlazar un riguroso enfoque de historia económica con una proyección sobre la historia cultural y social de la isla a lo largo del siglo XIX. El libro tiene un protagonista ambivalente, 'la sacarocracia', cuyo auge impulsa y bloquea simultáneamente el proceso formativo de la nación cubana. Gracias a El Ingenio pudo desplegarse luego una investigación histórica, dentro y fuera de Cuba, que ha trazado un panorama más complejo que el de la historia sagrada de cuño castrista y que asimismo debiera incidir sobre las valoraciones de la historiografía española, salvo excepciones cerradas a la admisión en su campo del hecho colonial. Claro que como ha escrito su amigo Rafael Rojas, la obra de Moreno Fraginals pertenece ante todo a Cuba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de marzo de 2002.

Lo más visto en...

Top 50