Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:La gran final de la Copa del Rey | FÚTBOL

Duelo de reyes

Los dos últimos campeones de Liga se enfrentan en la final que festeja el centenario del Madrid

Si las cosas son como parecen, la final de Copa tendrá esta noche (TVE-1, 21.00) un carácter apasionante. Nada le falta a este encuentro, que llega precedido por la fanfarria del centenario del Real Madrid, el prestigio de los dos equipos, el recuerdo del intenso y hermoso duelo que protagonizaron recientemente, la mística de las finales... Todo, en fin, está preparado para un partido que pondrá a prueba a dos de los equipos más atractivos de Europa. Uno, el Real Madrid, viejo aristócrata del fútbol, con una historia trufada de éxitos que desemboca precisamente hoy en su primer centenario; otro, el Deportivo, que ha protagonizado una de aventuras más formidables del fútbol: apenas hace diez años era un club que se debatía en el peor de los problemas, la falta de cualquier identidad, hasta el punto de que se estableció una categoría para él, la de equipo ascensor, o descensor, porque no lograba sujetarse ni en Primera ni en Segunda División. En ese limbo penó durante años el Depor, y todavía parece ayer cuando logró salvarse del descenso una temporada antes de su despegue. Desde entonces, el Deportivo ha vivido diez años mágicos, con un título de Liga y otro de Copa, en la final más extraña de nuestro fútbol, una que merecería un relato de los sucesores de Cunqueiro. Mucho de realismo gallego, o sea, bastante mágico, tuvo aquel partido frente al Valencia que necesitó de otro por la tromba que inundó el Bernabéu. Fue el primer título de un equipo que se ha establecido con autoridad en España y en Europa, y que hoy tiene la misma condición de favorito que el Madrid. Ese dato significa el reconocimiento que ha adquirido el equipo gallego en un plazo récord de tiempo.

Algo deberá decir que tanto el Madrid como el Depor luchen todavía por la triple corona: Liga, Copa y Copa de Europa. Este tipo de empresas sólo están reservadas a equipos que no sólo son de primera línea, sino que pretenden metas superiores. En el caso del Madrid, su temporada está marcada por la ansiedad que le provoca el desafío del centenario. Precisamente hoy el club celebra sus primeros 100 años, y no es difícil pensar en el efecto que esta fecha tendrá en unos jugadores que se sienten en la obligación de no arruinar la fiesta. A eso se llama presión de verdad. Pero en los últimos años ha sido en medio de la presión donde el Madrid se ha manejado mejor, como si el equipo estuviera más preparado para la excitación que para recorrer los largos valles del campeonato de Liga, por ejemplo.

Para el Madrid, que tradicionalmente ha considerado la Copa como un asunto sin prioridad, este duelo tiene el valor de una final de la Copa de Europa. Hasta los lesionados han sido llamados a filas, porque el Deportivo es un adversario temible y el equipo necesita a todas sus estrellas. Con su tobillo hinchado y su pie ennegrecido, Figo jugará está noche. Parece que también lo hará César, sorprendente titular en la portería. Su designación ha abierto un debate en un puesto extraordinariamente sensible, con la posibilidad de actuar como un factor de distorsión para un equipo que justo ahora tiene la obligación de no distraerse.

Al Deportivo le ocurre todo lo contrario que al Madrid. No sufre ninguna presión exterior. Ni celebra 100 años, ni juega en su campo. Se siente menos exigido, situación perfecta para Irureta, que prefiere ir de tapado por la vida. La exigencia del Deportivo es interior, la que se asocia con un club que se ha acostumbrado a ganar grandes cosas frente a grandes rivales. No lo ha hecho en el Santiago Bernabéu frente al Madrid, pero la estadística poco importa. Fue en el Bernabéu donde alcanzó su primer gran éxito -la victoria sobre el Valencia en la final de Copa- y nadie duda de que dispone de jugadores capaces de ganar a cualquiera en cualquier lado. Ese es su objetivo para una noche que se promete intensa.

Real Madrid: César; Michel Salgado, Hierro, Pavón, Roberto Carlos; Helguera, Makelele; Figo, Raúl, Zidane; y Morientes.

Deportivo: Molina; Scaloni, César, Naybet, Romero; Sergio, Mauro Silva; Víctor, Valerón, Fran; y Diego Tristán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de marzo de 2002