Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido frente a la cárcel de Castellón un presunto etarra tras visitar a varios presos

El 'comando' arrestado en Navarra iba a atacar un cuartel del Ejército en Aizcoain

La Guardia Civil detuvo el pasado domingo en el aparcamiento de la prisión de Castellón al presunto miembro del comando Nafarroa Miguel Soto Nolasco, de 23 años, quien había acompañado a la supuesta colaboradora Ainara Gorostiaga a visitar al preso de ETA Fermín Ventura Pérez. Las detenciones son consecuencia de la operación contra esa banda llevada a cabo el pasado jueves en Navarra, en la que fueron capturadas seis personas. Tres de ellas fueron enviadas ayer a prisión acusadas de dos asesinatos y de haber intentado matar a otras dos personas.

Las detenciones de Castellón son fruto de las declaraciones de los hermanos Ibai y Mikel Ayensa y de Francisco Ruiz Romero, capturados el pasado jueves. Los tres fueron enviados ayer a prisión por el juez de la Audiencia Nacional Guillermo Ruiz Polanco, acusados de los asesinatos del subteniente del Ejército Francisco Casanova, en 2000, y del edil de Unión del Pueblo Navarro (UPN) en Pamplona Tomás Caballero, en mayo de 1998.

Ruiz ha reconocido que disparó a Caballero, en la cabeza, cuando se encontraba en libertad a la espera de juicio por terrorismo callejero. Mikel Ayensa, por su lado, dijo al juez: 'Soy de ETA, lo seguiré siendo hasta que me muera y me ratifico en la declaración prestada y en todos los hechos que he relatado'.

Además, los tres reconocieron su participación en los atentados contra el parlamentario foral de UPN Evelio Gil y contra el subteniente José Díaz Pareja, así como los intentos frustrados contra un policía pamplonés y un edil socialista de la capital navarra. El comando planeaba un atentado con lanzagranadas contra el acuartelamiento del Ejército de Tierra en Aizcoain, junto a Pamplona, según ha confesado Ruiz Romero a la Guardia Civil.

Atentados preparados

El comando, que pensaba actuar de inmediato contra un funcionario de la cárcel de Pamplona, poseía datos de un ex consejero del Gobierno navarro que acudía al mismo gimnasio que Ibai Ayensa, otro de los terroristas detenidos. Igualmente, habían planeado matar a dos policías y a un concejal socialista de Barañain.

Las declaraciones sobre la composición del comando llevaron al arresto de Miguel Soto Nolasco, Mikel, de 24 años, y de la presunta colaboradora de la banda, Ainara Gorostiaga, de 28 años. Soto fue capturado en el aparcamiento de la prisión de Castellón, donde aguardaba en el interior de un coche a Gorostiaga, quien había ido a mantener un vis a vis con Fermín Ventura Pérez, detenido en 1989 y condenado a 20 años por su presunta pertenencia al comando Txalupa de ETA. Ibai Ayensa fue quien incriminó a Soto al declarar que otro miembro de ETA ya detenido, Jorge Olaitz, le había entregado un sobre para el ahora encarcelado en Castellón. Soto y Gorostiaga ignoraban tanto la incriminación como que su domicilio había sido registrado el sábado.

Según manifestó el subdelegado del Gobierno, Vicente Sánchez Peral, los dos detenidos llegaron a Castellón el sábado en el vehículo particular de uno de ellos y pernoctaron en un hotel de la ciudad. Soto, según el Ministerio del Interior, se integró en Jarrai en 1996, grupo en el que llegó a encargarse de las relaciones internacionales. En las elecciones de 1999 se presentó como candidato por la coalición Euskal Herritarrok, pero no logró plaza de concejal. Su historial indica que ha participado en acciones de desobediencia civil y alteraciones del orden público.

La operación abierta el pasado jueves en Navarra continuó ayer con la captura en las inmediaciones del peaje de la autopista A-15 en Zuasti del supuesto colaborador de ETA Arturo Fernández Garcés.

La Guardia Civil, no obstante, busca aún a Alberto Biedma Morillas, a quien califica como 'miembro activo del comando Nafarroa'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de febrero de 2002