_
_
_
_

El informe previo al nuevo protocolo citrícola con EE UU limita en la práctica la exportación

Los norteamericanos consideran 'demasiado optimista' que el comercio se reanude en octubre

El informe que técnicos del Servicio de Inspección de Animales y Plantas (Aphis) han elaborado como base del nuevo protocolo exportador endurece las exigencias de comercio de clementinas y en la práctica limitará la entrada de fruta en EE UU. Una auditoría en cada campo que certifique el cumplimiento del protocolo, multas de hasta 3 millones de euros por incumplimiento o retirada de envíos 'infestados' de larvas (sin concretar el nivel de infección) son los puntos más destacados. EE UU duda que la norma esté lista en octubre, lo que supone perder la próxima campaña.

El informe del Aphis confirma el incremento y endurecimiento de las condiciones de la exportación a EE UU. La aprobación de las medidas que incluye reduciría en la práctica la exportación a este país. El texto, que fue remitido esta semana al Ministerio de Agricultura, servirá para elaborar el protocolo de comercio entre España y los Estados Unidos que sustituirá al que ha funcionado desde 1984. Texto cuya aprobación se dilataría durante meses, de seguir el trámite habitual (con exposición pública y estudio de alegaciones) y que condena la próxima campaña de comercialización de cítricos españoles a Estados Unidos. La temporada de exportación de cítricos a Estados Unidos se inicia en septiembre, aunque el sector la prepara con meses de antelación. Una circunstancia difícil de acometer en la actual situación.

En la información remitida los técnicos norteamericanos, de hecho, aseguran que aunque su 'deseo' es que el proceso de aprobación del nuevo protocolo esté terminado en octubre, la fecha les parece 'demasiado optimista'. Una afirmación que contrasta con las declaraciones realizadas el jueves por el Ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, que consideraba que las negociaciones entre ambos países se encontraban en su 'fase final'.

El informe indica que se deberá realizar una auditoría que no se limite, como en la actualidad, a verificar que se cumplen los límites de resíduos de pesticidas, sino que certifique el cumplimiento de las actividades contra la mosca del Mediterráneo. Los campos, además, deberán tener un registro con los datos del tratamiento y la auditoría expedirá un certificado de cumplimiento a los exportadores.

Los participantes en el programa de exportación que inclumplan los requisitos serán penalizados con multas de hasta 3 millones de euros, de acuerdo con la Ley de Plagas, aunque el texto especifica que la cantidad no superará los 3.000 euros si no se demuestra la 'mala intención'.

El informe considera que las distintas administraciones autonómicas deberían realizar, entre otros trámites, resúmenes mensuales sobre los mosqueros (sistema de control en campo de la población de mosca), que recibirá el Aphis, y sobre las actividades de control de la plaga. Otro de los puntos del informe indica que las cajas de cítricos deberán estar marcadas con un sistema que permita averiguar desde el exportador al que pertenece y el puerto desde el cual se embarcó la mercancía hasta el campo del que salió la fruta.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Una de las condiciones que puede suscitar más polémica es el de las circunstancias en las que se retirará mercancía. El informe explica que técnicos del Aphis revisarán, antes del inicio de la exportación, la preparación del programa y tomarán muestras de fruta en los puntos de inspección. 'Los envíos infestados de larvas de mosca', explican, 'serán rechazados' antes de inicar el tratamiento de frío. Asimismo, a su llegada a Estados Unidos, la detección de larvas vivas de mosca supondrá la retención del producto 'infestado' hasta que se concluya la investigación. En el texto, sin embargo, no se determina el nivel de infección, lo que deja la puerta abierta a que rechacen un envío con la detección de una sólo larva.

Otra posible dificultad en el proceso exportador es el hecho de que el departamento de Agricultura estadounidense (USDA) está revisando los requisitos del tratamiento de frío para todos los productos y la necesidad de aumentar la cifra de sensores de temperatura en los tratamientos de frío para garantizar la misma temperatura en las bodegas y contenederos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_