Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero culpa a Aznar de que España sufra la mayor criminalidad "de su historia"

El PSOE propone subir el sueldo de las fuerzas de seguridad y contratar otros 12.000 agentes

El PSOE atacó ayer al Gobierno a cuenta de la situación de la seguridad ciudadana en España, la más grave de su historia, según el secretario general de los socialistas, José Luis Rodríguez Zapatero. El presidente, José María Aznar, replicó que esta materia no es motivo de preocupación para los ciudadanos. Zapatero insistió en su crítica: 'El Gobierno ha fracasado en esta materia al no dar seguridad a los españoles'. El portavoz parlamentario del PSOE, Jesús Caldera, responsabilizó del problema al anterior ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, y consideró que el nuevo responsable de la Seguridad Ciudadana, el vicepresidente Mariano Rajoy, va por el mismo camino.

Mariano Rajoy admitió que la delincuencia subió en 2001 -un 10,52% según las estadísticas del ministerio del Interior- y lo atribuyó al aumento de población, sobre todo de inmigrantes, pero destacó el aumento de la eficacia policial medida en número de detenciones.

Los socialistas esgrimieron ayer durante la sesión de control al Gobierno un plan de seguridad ciudadana que incluye, entre otras, las siguientes medidas:

- Aumentar las plantillas de las fuerzas de seguridad del Estado con 12.000 agentes en los próximos tres años.

- Coordinar la actuación de la Guardia Civil y la Policía Nacional.

- Mejorar sus condiciones de trabajo mediante un plan de choque de inversiones en material y mediante la homologación de salarios con otros cuerpos de seguridad dependientes de otras administraciones.

- Crear comisarios en todos los núcleos urbanos con más de 30.000 habitantes.

- Potenciar la autoridad de los alcaldes en materia de seguridad ciudadana.

- Reformar la Ley de Enjuiciamiento Criminal para tratar el problema de los delincuentes multirreincidentes.

- Promover la integración en los cuerpos de seguridad de los inmigrantes nacionalizados para 'lograr un mejor conocimiento de dichos sectores y facilitar el desarrollo de las actuaciones de seguridad que afecten a extranjeros asentados en nuestro país'.

- Impulso a los juicios rápidos 'para evitar el escándalo de delincuentes que entran y salen de la comisaría hasta cien veces'.

Análisis 'exagerado'

Con este plan, el PSOE puso ayer en marcha su ofensiva contra el Gobierno. Zapatero responsabilizó al Gobierno de Aznar de la gravedad de la situación: desde abril de 1996, un mes antes de que Aznar formara su primer gobierno, hasta finales del 2001 la criminalidad ha aumentado un 19,9%, pasando de 1.700.000 delitos a 2.040.000, según el dirigente socialista. El presidente consideró 'exagerado' este análisis. 'No creo que los ciudadanos piensen como usted, no creo que piensen eso. Otra cosa es que la criminalidad haya pasado en los últimos años de 45,5 casos de delitos por mil a los 48 actuales'.

El presidente del Gobierno no precisó las causas ni los protagonistas de la delincuencia.Fue el ministro Rajoy el que aludió 'al aumento de población y sobre todo a los inmigrantes' como causas del ascenso de la criminalidad. También mencionó a la 'población flotante' como otra de las causas en la Comunidad Valenciana, que junto a Madrid ha experimentado un aumento muy notable. El diputado y secretario general de los socialistas valencianos, Joan Ignasi Pla, dibujó un panorama muy alarmante sobre la delincuencia en su comunidad, en la que ha entrado la modalidad de quema de vehículos. Uno cada día en lo que va de año, y 800 el año anterior.

El ministro del Interior remitió a los socialistas al Pacto de la Justicia donde figuran las reformas legales que defiende Zapatero.

Tampoco hubo acuerdo sobre el número de efectivos policiales. El Consejo de Ministros del pasado viernes aprobó un aumento policial de 6.587 plazas, una convocatoria muy superior a las aprobadas por los gobiernos socialistas, según recordó Rajoy. El PSOE replicó que hay 6.000 plazas menos que hace cuatro años y que el número de nuevas plazas será insuficiente pues los agentes no empezarán a trabajar hasta 2004 y solo este año se prevén 5.000 jubilaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de febrero de 2002