Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Asamblea de Madrid aprobó en verano dar a sus ex diputados la pensión máxima

El Congreso complementa, desde la transición, a los ex parlamentarios jubilados con menos renta

El Parlamento vasco no ha sido el primero en garantizar a sus ex diputados la pensión máxima cuando se jubilen. La Asamblea de Madrid ya aprobó esa medida el pasado verano, por un acuerdo alcanzado el 18 de julio por la Mesa de la Diputación Permanente. El Congreso de los Diputados acordó una mejora similar la pasada legislatura que no se puso en marcha porque había que incorporarla a la reforma del Reglamento, aún en discusión. Pero desde la transición, y pensando en ex diputados como Dolores Ibárruri, Pasionaria, el Congreso y el Senado complementan, como ayuda individual, la renta de los ex parlamentarios que lo piden hasta alcanzar, como tope, las 250.000 pesetas.

El acuerdo de la Asamblea de Madrid desarrolla el artículo 21.4 del Reglamento de esa Cámara y se adoptó el 18 de julio por la Mesa de la Diputación Permanente, en pleno verano y fuera del periodo ordinario de sesiones. Dice textualmente: 'Establecer que con cargo al Presupuesto de la Asamblea de Madrid pueda resultar complementada la pensión pública de jubilación de aquellos diputados y diputadas que lo hayan sido en dos legislaturas, hasta el límite máximo que para dichas pensiones fija la correspondiente norma anual presupuestaria. Dicho complemento será autorizado por la Mesa de la Cámara, previa solicitud de los diputados y diputadas afectadas'.

Este acuerdo se apoya, según fuentes de la Asamblea de Madrid, en un real decreto del Ministerio de Trabajo de mayo de 1999 que, en su artículo 2.1, permite a los Parlamentos autonómicos suscribir convenios especiales con sus diputados.

Para cobrar la pensión máxima cualquier ciudadano necesita haber cotizado durante 35 años, y 15 de ellos en la base máxima. Esa pensión máxima asciende este año a 324.986 pesetas por 14 pagas. Es decir, un total anual de 27.345 euros.

El Congreso y el Senado estudiaron la pasada legislatura adoptar una medida similar a la aprobada en la presente por Madrid y País Vasco. Una comisión de trabajo de las Mesas del Congreso y del Senado llegó incluso a un acuerdo para complementar hasta el máximo la pensión de los ex parlamentarios que cumplieran los siguientes requisitos: haber cumplido los 65 años, haber sido elegidos al menos en dos legislaturas y haber cumplido con esa tarea durante al menos cuatro años. Como esa mejora requería un soporte legal, se decidió incorporarla al Reglamento del Congreso, en proceso de reforma. La legislatura acabó sin que se reformara el Reglamento y aquel acuerdo decayó.

Pasionaria

El objetivo de aquella comisión de trabajo, según ex diputados que participaron en ella, era dar una cobertura a unas ayudas a los ex parlamentarios con dificultades económicas que el Congreso y el Senado facilitan desde la transición. Fue una medida pactada en 1977 cuando Dolores Ibárruri, Pasionaria, fue elegida diputada. La dirigente comunista y otros parlamentarios llegaron del exilio o habían pasado años en la cárcel, por lo que tenían dificultades para cumplir los requisitos para acceder siquiera a la pensión mínima.

Las Mesas del Congreso y el Senado se reúnen una vez al año, en diciembre, y analizan las peticiones que presentan los ex parlamentarios jubilados que necesitan ese complemento. Es, según fuentes oficiales del Congreso, 'una ayuda pensada para situaciones precarias y de subsistencia' y no sólo la solicitan ex parlamentarios sino también sus viudas. Para pedir ese complemento deben presentar su declaración de la renta y la suma de todos sus ingresos no puede superar las 250.000 pesetas mensuales (1.500 euros). La ayuda complementa su renta precisamente hasta llegar a esas 250.000 pesetas. Según fuentes oficiales, hay 'poquísimos casos' de ex parlamentarios que disfruten de esa ayuda, que gestiona la Secretaría General del Congreso. Otras fuentes parlamentarias cifran en unos 70 los que cobran la ayuda y en 180 millones de pesetas (1,08 millones de euros) el importe de las mismas.

La casuística es muy variada. Por ejemplo, un ex diputado socialista ya fallecido cobraba esa pensión pero la perdió cuando le tocó la lotería. Un ex parlamentario del PP ha recurrido ante los tribunales que se le haya denegado la ayuda al considerar las Mesas del Congreso y el Senado que entre sus ingresos y su patrimonio cubre la renta mínima. En lo que va de legislatura ambas Mesas han analizado una decena de peticiones, muchas de viudas, y han denegado la mayoría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de febrero de 2002