Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La reválida

Permitánme unas reflexiones:

1ª Demagógico resulta que Zapatero cuestione la eficacia de las reválidas de los años cincuenta y sesenta y de aquel sistema educativo. La transición fue liderada supuestamente por dirigentes políticos y algunos sindicales que se formaron entonces como bachilleres y universitarios. Por la talla de los actuales, entre ellos él, se nota que muchos ya se libraron de esas reválidas. Resultado: su mediocridad y falta de credibilidad.

2ª Eso sí. Resulta sangrante que la reforma educativa, gestada y consensuada por todas las fuerzas políticas y la mayor parte de las sindicales de la enseñanza cuando el PSOE gobernaba con mayoría absoluta, la 'mejore' ( a la vista de su fracaso) la derecha.

De ahí la aparente irritación de la presente oposición por no poder enderezar el entuerto del que es la principal responsable. ¿No debiera irritarles más el analfabetismo funcional, mala educación, la cutrez del botellón o, en el mejor de los casos, el enganche que produce en muchos de nuestros jóvenes (y menos jóvenes) programas de televisión como Operación Triunfo, en gran parte expresiones del desastre de la actual reforma

educativa? - Juan Antonio Navarro Abrines. Sant Cugat del Vallès, Barcelona.

Sorprende que el Gobierno lance estos días un globo sonda tan polémico como es la propuesta de establecer reválidas en la futura Ley de Calidad.

Quizá se trate de una maniobra para ocultar y desdibujar un necesario debate sobre, no el borrador, sino el Proyecto de Ley de Formación Profesional que el Gobierno ya ha aprobado y que va a iniciar su trámite parlamentario. Quizá no esté interesado en que se debata públicamente una serie de cuestiones que van a condicionar la formación de los españoles durante años.

Es posible que no les interese que se sepa en qué modo la ley va a dejar buena parte de la formación profesional en manos de los agentes sociales (o de las empresas con quien contraten los mismos), es decir, la privatización de la formación profesional. Es posible que no convenga decir que al atribuir las cualificaciones profesionales fuera de los ámbitos de la Administración, los actuales centros de formación profesional reglada quedarán tan depauperados que lo mejor será su desaparición.

Es probable que la intromisión con los Centros Nacionales de Referencia, sea (una vez más) un modo de presionar a las comunidades autónomas con un caballo de Troya en su propio ámbito de competencia. Es posible que no se quiera transmitir a los profesores técnicos de formación profesional que van a ver alteradas sus condiciones de trabajo obligándoles a impartir otros modos de formación, con otros horarios, calendarios y sin contrapartidas evidentes. Sorprende, al cabo, que se alborote la calle con una probable propuesta, para que de hurtadillas pase un proyecto de ley del que dependerá en el futuro buena parte de la competividad del sistema educativo a la hora de insertar a los jóvenes y de las empresas a la hora de disponer de mano de obra cualificada y versátil.- Antonio Puig Renau, profesor de educación secundaria. Murcia.

El señor Fernández de Trocóniz afirma que las mujeres vivimos más tiempo, pero con hombres como él, ¡se nos va a hacer de largo!- María José Moyano. Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de febrero de 2002