Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONFLICTO EN ORIENTE PRÓXIMO

Israel propone a EE UU cuatro nombres para sustituir a Arafat

El líder palestino acusa a Sharon de 'tratar de sembrar la confusión'

Israel ha hecho llegar a la Casa Blanca una lista con cuatro nombres de políticos palestinos para sustituir a Yasir Arafat: Abu Ala, Abu Mazen, Mohamed Dahlan y Jibril Rajoub. La iniciativa ha provocado la indignación del presidente de la Autoridad Palestina, que desde su encierro de Ramala ha acusado a Ariel Sharon de 'tratar de sembrar la confusión' y ha recordado que sus sustitutos legales son dos: Abu Ala y Abu Mazen.

La maniobra del Gobierno de Sharon, que trata de buscar un interlocutor 'mas dúctil', coincide, paradójicamente, con las aspiraciones íntimas de un sector importante de los palestinos, que considera que ha llegado el momento de plantearse el relevo de Arafat, de 72 años, al que cariñosamente han bautizado con el nombre de al ijtiyar (el viejo), pero a quien también se le conoce con el sobrenombre del rais kul al ashia (el jefe de todo), ya que ostenta todos los poderes políticos imaginables. Arafat es el máximo responsable de la Autoridad Palestina, del partido gubernamental Al Fatah, de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), comandante supremo de todos los servicios de seguridad, jefe de más de 100.000 funcionarios y director de decenas de organizaciones civiles.

Abu Ala, sobrenombre de Ahmed Qurei, de 65 años, es un emprendedor hombre de negocios, residente en el barrio de Abu Dis, en Jerusalén Este, y presidente del Consejo Legislativo Palestino, es el candidato en teoría mejor situado. Cuenta con el apoyo del Gobierno israelí, como lo demuestra el hecho de que hace pocos días Sharon lo recibiera en su domicilio, y de que desde hace cerca de un mes sea el interlocutor preeminente en las negociaciones secretas que los palestinos mantienen con el ministro de Exteriores israelí, Simón Peres.

Las ambiciones políticas de Abu Ala, sin embargo, se podrían ver cortocircuitadas por el propio presidente Arafat, que nunca ha escondido sus preferencias a favor de Abu Mazen, nombre de guerra de Mahmoud Abbas, de 66 años, oriundo de Safat, en la Galilea, formado en las universidades de Damasco y Moscú, convertido en número dos de la OLP tras una carrera gris y leal al servicio de Arafat, gracias a las muertes trágicas de los otros líderes históricos de la OLP mejor situados que él.

Yasir Arafat, que nunca hasta ayer había hablado en voz alta de su sucesión, susurró hace pocos años al oído de Bill Clinton el nombre de Abu Mazen como su delfín, según se asegura en círculos diplomáticos. Arafat volvió a dar el nombre de Abu Mazen en una reunión más reciente con los jefes de la seguridad palestina. La carrera hacia la presidencia de este candidato se ve además avalada por su papel de guía espiritual jugado en las negociaciones de paz.

La lista israelí se completa con otros dos nombres de relleno: el de los jefes de seguridad en Gaza, Mohamed Dahlan, y de Cisjordania, Jibril Rajub, interlocutores de los servicios de seguridad de Ariel Sharon, surgidos en la primera Intifada y encumbrados en el proceso de negociación israelo-palestino. La opinión general sobre estos dos candidatos es unánime: son demasiado jóvenes e inexpertos.

En medio de la polémica, Arafat ha salido al paso, pero no ha aclarado nada. En unas declaraciones a dos periódicos árabes, recordaba que, con la ley en la mano, Abu Ala, presidente del del Parlamento, será su sustituto al frente de la Autoridad Palestina durante 60 días hasta la convocatoria de elecciones, mientras que Abu Mazen asumiría el control de la OLP. Pero la realidad es que ninguno de los cuatro candidatos cuentan con apoyo popular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de febrero de 2002