Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Endesa negocia con el Gobierno catalán reducir la multa por los apagones

Martín Villa se reunió con Jordi Pujol para discutir el tema

Endesa ha presentado alegaciones y documentación informativa con el fin de reducir las multas con las que el Gobierno catalán sancionará a la eléctrica por los apagones sufridos en Cataluña. El presidente de Endesa, Rodolfo Martín Villa, se reunió a principios de enero con el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, para paliar el deterioro de la relación entre la Administración autonómica y la compañía. La Generalitat está ultimando tres expendientes contra Endesa, calificados de "muy graves" por el Departamento de Industria.

Aunque la reunión entre Martín Villa y Pujol -también acudió el titular de Industria catalán, Antoni Subirà, y no fue invitado Juan Rosell, presidente de Fecsa-Ende-sa- no ha trascendido de forma oficial, Endesa enmarca este encuentro en la voluntad de expresar que está dispuesta "a dar calidad en uno de sus principales mercados", según un portavoz del grupo eléctrico. El desgaste de las relaciones entre la compañía y el Gobierno catalán se puso de manifiesto el pasado 13 de diciembre durante la presentación de una nueva central de ciclo combinado. En aquella ocasión, Pujol reprendió a Endesa por las quejas de empresas y usuarios -"necesitamos energía de mayor calidad", dijo el presidente -, y fue contestado en el mismo acto por el consejero delegado de Endesa, Rafael Miranda, quien aseguró que la mayor calidad "sólo se puede compensar subiendo las tarifas".

Los expedientes abiertos contra Endesa corresponden a los apagones del pasado 14 de diciembre -200.000 personas se quedaron sin luz en Barcelona a causa de una avería en Rubí- y de los días 15, 16 y 17 del mismo mes en los que media Cataluña se quedó a oscuras por las averías que produjo en el tendido una importante nevada. Las tres multas que deberá pagar Endesa van desde 0,6 a 2,9 millones de euros cada una, según el reglamento.

Endesa presentó unas primeras alegaciones a los expedientes y posteriormente recibió del Gobierno catalán la propuesta de sanción. Sin embargo, la compañía ha pedido nueva información para analizar, lo que con toda probabilidad retrasará la tramitación de los expedientes. Aunque el conseller en cap (jefe de Gobierno), Artur Mas, afirmó que el próximo día 5 de febrero anunciaría las sanciones a Endesa, "lo cierto es que las multas por los apagones se conocerán más tarde", según fuentes conocedoras de los expedientes.

Críticas por el suministro

La calidad del servicio eléctrico en Cataluña ha provocado severas reprobaciones de sectores empresariales y de las plataformas ciudadanas. Endesa controla casi la totalidad de los 75.000 kilómetros de red eléctrica que existen en Cataluña y buena parte del tendido corresponde a las instalaciones construidas por Enher e Hidroeléctrica de Cataluña (Hidruña), que fueron aportadas al activo de Endesa. La integración entre Enher, Hidruña y Fecsa en la actual Endesa Distribución -filial al 100% de la eléctrica- se ha realizado de forma paulatina en los últimos años.

La Dirección General de Energía y Minas de la Generalitat, cuyo responsable es Albert Mitjà, considera que el 85% de los cortes de suministro que se producen en la zona se deben al deterioro de la media y baja tensión. La red del mapa catalán sufrió el último rediseño hace 20 años, coincidiendo con la entrada en servicio de los parques nucleares.

[Por otra parte, la agencia de calificación Moody's rebajó ayer la calificación de la deuda a largo plazo de Endesa de Aa3 a A2. Entre los motivos de la rebaja, la agencia menciona la crisis argentina. Fuentes de Endesa restaron trascendencia a la decisión, que, según afirmaron, sitúa la deuda de Endesa "al nivel de la de Telefónica o la de Unión Fenosa"].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de febrero de 2002