Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia acusa a Estados Unidos de obstaculizar el proceso de desarme

Rusia ha acusado a EE UU de obstaculizar el proceso de desarme y además ha advertido al Pentágono de que se arriesga a perder el apoyo del Kremlin y de otros aliados en la campaña antiterrorista internacional si lanza un ataque contra Irak. En un comunicado del Ministerio de Exteriores, Moscú asegura que Washington 'complica la situación' y 'debilita el sistema legal internacional en el campo del desarme'.

El comunicado de Exteriores ruso es la respuesta oficial al discurso pronunciado por el subsecretario de Estado, John Bolton, la semana pasada en Ginebra ante la Conferencia de Desarme. Moscú considera que la lucha contra el terrorismo internacional, en la que se ha concentrado EE UU, no debe impedir ver otros aspectos que son incluso más importantes para la estabilidad mundial. Vital para ésta y para la seguridad internacional es 'la conservación y el fortalecimiento de los tratados y acuerdos existentes en la esfera del control de los armamentos y de su proliferación', subraya Moscú

Rusia atacó a EE UU por sus 'nuevos enfoques de los problemas de desarme', en particular por su 'decisión de retirarse del tratado ABM de defensa antimisil de 1972', y por 'no querer ratificar el tratado START-2 y el de prohibición de las pruebas nucleares', así como por su 'negativa a continuar trabajando en los mecanismos de verificación para el convenio que prohibe las armas biológicas'. 'A pesar del apoyo brindado por la aplastante mayoría de países al comienzo del proceso de negociaciones para impedir la carrera armamentista en el espacio, prácticamente sólo EE UU no las considera necesarias', se dice en la nota de Exteriores.

Rusia y EE UU han comenzado nuevas conversaciones para llegar a un acuerdo sobre la disminución de sus arsenales nucleares antes de que el presidente Bush viaje a Moscú este año. Pero Moscú se opone a la proposición de Washington de almacenar las cabezas nucleares de los misiles a disminuir en lugar de destruirlas.

Dimitri Rogozin, presidente del comité de Exteriores de la Duma Estatal o Cámara baja del Parlamento ruso, advirtió por su parte a EE UU de que 'atacar a Irak, bombardearlo o lanzar misiles contra su territorio sólo producirá un reforzamiento del régimen de Sadam Husein'. Moscú ha dicho oficialmente que no apoyará ninguna operación militar contra Bagdad.

El viceprimer ministro iraquí, Tarik Aziz, visitó Moscú la semana pasada para obtener apoyo ante las amenazas norteamericanas de actuar militarmente si Bagdad se niega a permitir que los inspectores de la ONU vuelvan a Irak.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de enero de 2002