Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMÉRICA LATINA

No todos los argentinos están en el 'corralito'

Operaciones bursátiles, transferencias y falsas exportaciones han permitido la salida de dinero

Nadie sabe exactamente cuánto dinero argentino hay fuera del país. La banca privada maneja una cifra que va de entre 60.000 a 70.000 millones de dólares, equivalentes a la mitad de la deuda pública externa. Dentro del país, se calcula que una cantidad similar, unos 67.000 millones, quedó atrapada con la imposición de las restricciones sobre los depósitos bancarios, a principios de diciembre.

¿Cuánto de este dinero desde entonces? El juez argentino Norberto Oyarbide, investiga la presunta fuga de capitales por valor de unos 20.000 millones de dólares. ¿Cómo pudo salir? Una fuente de la Hacienda argentina explica que se sospecha de por lo menos tres modos mediante los cuales algunos argentinos sacaron su dinero y burlar el llamado corralito financiero, uno legal y los otros dos, no.

Un juez argentino investiga la fuga de unos 20.000 millones de dólares desde la entrada en vigor del 'corralito' financiero

El primero, el legal. En las primeras semanas de la entrada en vigor de las restricciones bancarias, la Bolsa de Buenos Aires experimentó extraordinarios repuntes. De hecho desde el 3 de diciembre de 2001 hasta que suspendió sus operaciones el pasado 4 de enero, el índice Merval avanzó un 59,8%. ¿Cómo, en plena crisis, un mercado puede registrar semejante alza? Muchos argentinos, según explican los analistas, compraron acciones de empresas argentinas que cotizan en Buenos Aires y también en Nueva York, como es el caso de la petrolera YPF o Telefónica de Argentina, Pérez Companc,por ejemplo. Luego, vendieron esas acciones en el mercado estadounidense y depositaron el dinero de la venta de los títulos en un banco de EEUU. Aún cuando se pueda perder algo por una pequeña desvalorización de la acción o por el pago de comisiones, el dinero ya está fuera de Argentina y depositado en dólares. La Bolsa se reabrió el pasado jueves tras nueve jornadas hábiles. El viernes se disparó un 11% por las operaciones financieras descritas para eludir el corralito financiero.

Los otros métodos, los ilegales. El pasado jueves, la policía argentina allanó dos entidades bancarias, empresas transportadoras de caudales y sectores de carga de los aeropuertos. Según las fuentes de la Hacienda argentina, se sospecha de operaciones de importación con precios inflados. El producto, por ejemplo, vale 1.000, pero se pagan 3.000, por los que los 2.000 que sobran se depositan fuera, en la cuenta del importador argentino o de una sociedad ficticia constituída en el extranjero.

La justicia argentina también investiga otra vía ilegal, la de sacar dinero a través de transferencias bancarias no permitidas. Ha habido allanamientos en dos sucursales bancarias y en cinco empresas de transporte de caudales. Se sospecha que las entidades han hecho algunos favores especiales a clientes importantes y les han ayudado a sacar dinero del país a través de transferencias opacas. En el caso de las transportadoras, se cree que han sacado dinero en efectivo del país por carretera o los propios aeropuertos, también de algunos de sus clientes preferentes. El juez Oyarbide, a raíz de una denuncia presentada por un grupo de legisladores, está investigando estos métodos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 2002