Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BCE inyecta otros 40.000 millones de euros por el rápido avance de la moneda

Durante la primera semana, el 70% de los pagos se efectuó en la nueva moneda en España

El Banco Central Europeo (BCE) volvió a recurrir ayer a un mecanismo extraordinario, el de la subasta rápida, para inyectar en el sistema financiero 40.000 millones de euros y sustentar así la vertiginosa expansión del nuevo dinero en efectivo. La operación de ajuste ha sido necesaria porque el monto de los billetes en circulación es superior al esperado el martes, cuando se realizó una subasta regular. Ya hace una semana, el BCE había inyectado 25.000 millones de euros adicionales en el sistema financiero. En España, el 70% de los pagos se efectúa ya en euros.

Según se explicó en Francfort, lo que está sucediendo es que la gran demanda por los billetes y las monedas del euro está obligando a los bancos y las cajas de ahorro a poner en circulación el nuevo dinero a un ritmo más rápido de aquel con el que se pueden deshacer de los antiguos billetes, que tienen que ser transportados a los bancos centrales para que éstos consignen en las cuentas de las entidades financieras el importe equivalente. Ello ha puesto en apuros contables a algunos bancos y cajas de ahorro de la zona euro, 63 de los cuales acudieron ayer a la subasta de dinero, cuyo tipo mínimo fue del 3,28%.

Operadores del mercado de divisas citados por Reuters saludaron la medida -que les ha permitido obtener dinero a interés inferior a los del mercado- y subrayaron que, de alguna manera, denota improvisación por parte de la autoridad monetaria. En el contexto del cambio al euro, 'ningún banco central del mundo sería capaz de calcular con exactitud' los flujos de dinero, señaló uno de ellos.

También una portavoz del BCE destacó que las operaciones extraordinarias -similares a las que se realizaron antes del cambio informático del año 2000 y después de los atentados del 11 de septiembre- demuestran que la introducción del euro avanza sin contratiempos.

En su más reciente balance de cómo va la operación de cambio, el BCE cifró ayer en cerca de 8.000 millones los billetes denominados en euros que ya han sido puestos en circulación, lo que el miércoles equivalía a un 47,6% del total de papel moneda en la zona euro (45,5%, el miércoles). Precisamente por las dificultades logísticas que enfrentan las entidades financieras para entregar los viejos billetes en los bancos centrales, el valor total de las monedas nacionales declinó menos de lo esperado el miércoles, un 4,7%, hasta los 200.250 millones de euros.

El responsable de billetes en el directorio de la autoridad monetaria, el catalán Eugenio Domingo Solans, aprovechó la ocasión para reiterar que la autoridad monetaria no espera un aumento de la inflación por causa de la operación de cambio. 'En general, el profesionalismo y la competencia entre los minoristas impedirán significativos aumentos de precios', añadió.

En España, el vicepresidente segundo y ministro de Economía, Rodrigo Rato, destacó ayer que durante la primera semana de circulación de la nueva moneda, el 70% de las transacciones se efectuaron en euros. El uso de tarjetas se mantuvo en los niveles normales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de enero de 2002