Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL EURO EN LA CALLE

La nueva moneda se utiliza ya en dos de cada tres compras

Bruselas pide vigilancia en los precios

Dos de cada tres operaciones se hacen ya con euros. La nueva moneda ha entrado con éxito. No obstante, la Comisión Europea quiere ser cautelosa. Ayer invitó a los consumidores a mantenerse alerta y a prestar especial atención a la conversión de los precios hasta familiarizarse totalmente con la nueva divisa. Aunque rechaza subidas generalizadas de precios, admite que 'hay alzas puntuales'. La llegada de las rebajas ha favorecido incluso el asentamiento del euro.

En dos de cada tres pagos que se realizan en la zona euro interviene ya la nueva moneda. Algo más de la mitad de las operaciones se hacen sólo en euros y los cajeros de los 12 países de la eurozona expenden ya casi al 100% la divisa común, según datos facilitados por Bruselas.

A pesar de la euforia por esos resultados, la Comisión Europea recordó que, en caso de errores de conversión, los consumidores deben notificarlos a las autoridades nacionales y hacer sus compras en otro comercio si perciben un alza no justificada de los precios. El problema es que en ocasiones tal alza es prácticamente general. No obstante, la Comisión Europea insistió ayer en destacar que, 'de una manera generalizada, hay numerosos ejemplos de redondeo sistemático de precios a la baja efectuados en supermercados de Alemania, Bélgica, Italia, Francia y Grecia'.

Lo que parece fuera de toda duda es que la nueva moneda se está imponiendo rápidamente. 'Al final de la primera semana del nuevo año, la transición al euro es un éxito', destacó la Comisión elogiando la preparación de los comerciantes, la adaptación de los medios de pago electrónicos y la difusión de los nuevos billetes y monedas. Respecto a estos últimos, el Banco Central Europeo señaló que no hay razón para prever una penuria, a pesar de haberse registrado algunos problemas, especialmente con las monedas. 'Los primeros días de transición al euro eran los más críticos', dijo ayer el presidente del BCE, Wim Duisenberg, 'en particular el sábado, día de gran afluencia a los comercios'.

El ministro español de Economía y vicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, coincidió con con Duisenberg en señalar que el éxito del euro ha sido posible gracias al entusiasmo y la colaboración del ciudadano. Sólo Italia y España, según datos de la Comisión, no han llegado a ese nivel, pero están en el 96% y en el 98% respectivamente, aunque Rato aseguró que en España son ya también el todos los cajeros los que están adaptados.

Una prueba de la aceptación de la nueva moneda se vivió ayer en el primer día de rebajas generalizadas en España. Casi todas las operaciones se pagaban con la nueva divisa o con tarjetas, si bien los dependientes de algunos establecimientos reconocieron que muchos compradores aprovecharon el día para desprenderse de las ya viejas pesetas y adquirir euros, según informa Tatiana Escárraga. 'La gente paga con billetes grandes de pesetas aunque el importe de la compra haya sido muy pequeño', declaró la vendedora de un gran almacén de Madrid.

Una semana después de la llegada del euro la impresión es que los usuarios empiezan a sentirse más cómodos con el manejo de la nueva divisa: 'Ahora yo sólo pago en euros. Me quería acabar pronto las pesetas, creo que es mejor hacerce a la idea de la nueva moneda', señaló María Isabel, una madrileña que acudió puntual a su cita con el período de descuentos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 2002