_
_
_
_

El Gobierno cuenta con los Mossos para la cumbre de Barcelona

Rajoy quiere evitar altercados en la cita europea

El ministro del Interior, Mariano Rajoy, y su homólogo en el Gobierno catalán, Xavier Pomés, se comprometieron ayer a trabajar conjuntamente en la operación de seguridad que se establecerá en Cataluña para afrontar el semestre de la presidencia española de la Unión Europea. Las cúpulas de Interior de ambos gobiernos dejaron clara su sintonía tras reunirse ayer en Barcelona y pidieron la colaboración de los manifestantes pacíficos para evitar altercados en el Consejo Europeo de Primavera, que se celebrará el 15 y el 16 de marzo en Barcelona.

Más información
Manifestación sindical

La cita de la capital catalana es uno de los actos centrales de la presidencia española: reunirá a 28 jefes de Estado y de Gobierno -no sólo los de la Unión Europea, sino también los de los 13 países aspirantes-, así como a los ministros de Economía y de Exteriores. Barcelona es una de las ciudades de España donde el movimiento antiglobalización ha demostrado más capacidad de convocatoria y aún perviven ecos de la polémica por la operación policial ante la marcha que se realizó contra el Banco Mundial en junio del año pasado: varias entidades presentaron una querella contra la delegada del Gobierno en Cataluña, Julia García-Valdecasas, que el juez ha archivado esta semana.

Rajoy y Pomés comparecieron conjuntamente tras la reunión de la Junta de Seguridad de Cataluña para subrayar el buen momento que atraviesa la relación entre ambos departamentos y para recalcar que la cooperación policial ante el semestre español será máxima. De hecho, el primer acto de importancia que se celebrará en Cataluña será una reunión informal de ministros de Investigación, el 1 y 2 de febrero, y el peso recaerá en los Mossos d'Esquadra al realizarse en Girona, donde el despliegue de este cuerpo ya es total.

Rajoy se mostró convencido de que la cumbre de Barcelona será un éxito, aunque admitió la posibilidad de que se produzcan altercados y avanzó que la vigilancia policial se reforzará con unidades procedentes de toda España. El ministro evitó cuantificar los refuerzos y dijo que la operación será equivalente a la que se organizará para la cumbre de Sevilla, en junio. Eso sí, avanzó que se tratará de una gran operación, de una magnitud equivalente a la de los Juegos Olímpicos, teniendo en cuenta, además, que el comando Barcelona de ETA, desarticulado en agosto, había situado la cumbre en su punto de mira.

En esta ocasión, el ministro ha optado por incorporar desde el principio y de forma pública a la Generalitat en los preparativos de la operación y por no ignorar a los grupos contestatarios, reconociéndoles legitimidad si actúan de forma pacífica. Ayer Rajoy reclamó la colaboración de los manifestantes pacíficos para evitar que grupos violentos 'aprovechen la oportunidad para atentar contra intereses particulares'.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Despliegue

Las cúpulas de Interior del Gobierno central y catalán acordaron ayer crear una subcomisión específica para hacer el seguimiento del despliegue de los Mossos. Tanto Pomés como Rajoy se mostraron satisfechos de cómo se está desarrollando el proceso y afirmaron que la próxima reunión de la Junta de Seguridad, que se celebrará a finales de 2002 o principios de 2003, diseñará el despliegue para los años 2006 y 2007.

La próxima promoción de los Mossos contará con 1.128 agentes, una cifra superior a la del año pasado para contribuir al próximo despliegue en todo el Vallès Oriental y el Maresme.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_