Fuenlabrada enterrará 16 kilómetros de tendidos

Los tendidos eléctricos de alta y media tensión de Fuenlabrada van a desaparecer del municipio. El alcalde, José Quintana, y el director de Distribución de Iberdrola en la Comunidad de Madrid, José María Cirujano, sellaron ayer un acuerdo para soterrar los 16 kilómetros de líneas eléctrica aéreas que tiene Fuenlabrada. La eliminación de los cables de 45 y 225 kilovatios de la vista de los ciudadanos empezará el año próximo, y el proceso, progresivo, durará seis años, según figura en el convenio del Ayuntamiento y la compañía eléctrica. El presupuesto para hacer los cambios es de 5.350 millones de pesetas, de los cuales Iberdrola aportará dos tercios y las arcas públicas fuenlabreñas, el resto. La finalidad primordial del acuerdo no sólo estética, sino de utilidad y futuro: 'Garantizar el suministro eléctrico en los nuevos desarrollos previstos en esta población y mejorar el de toda la localidad', según los firmantes, que aseguraron que el soterramiento 'reducirá las pérdidas eléctricas en la red'.

El regidor subrayó que el convenio 'es pionero en España y atiende al crecimiento urbanístico de esta ciudad'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de diciembre de 2001.

Se adhiere a los criterios de