Noche de Reyes | ESTRENO

Miguel Bardem narra un gamberro cuento de Navidad

'Noche de Reyes' está protagonizada por Joaquín Climent y Kiti Manver.

La Navidad te va a estallar en las narices', advierte al espectador la promoción de Noche de Reyes, como les ocurre a los protagonistas de esta comedia 'loca, delirante y gamberra', según su director, Miguel Bardem. La película, que ha contado con un presupuesto de 600 millones de pesetas y que se estrena hoy en toda España, está basada en el guión ganador del concurso de guiones de Canal+.

Noche de Reyes es un satírico cuento de Navidad que tiene como protagonista a la familia Cuspineda. El amor y la armonía reina entre una pareja (Joaquín Climent, Kiti Manver) y sus hijas (Elsa Pataky, Luna McGuill) hasta que la firma de un acuerdo comercial con un empresario japonés pone de manifiesto sus desavenencias. Desde ese momento la noche se convierte en una odisea en la que se entremezclan ladrones disfrazados de reyes magos, papanoeles ex presidiarios y miembros de un belén viviente amenazantes (incluido el cerdo-pastorcillo, Luismi). Una singular fauna a la que pertenece Trifino (Fele Martínez), un acaudalado heredero con halitosis que pretende a la primogénita de los Cuspineda.

Más información

Para Bardem, se trata de un largometraje con un punto de vista cómico y un toque de mala leche, en la que se han introducido 'varias dosis de acción que recuerdan al cine mudo mezclado con los dibujos animados de toda la vida', lo que hace que los personajes sufran pero que no se hagan daño. Desde que el hijo de Juan Antonio Bardem vio Jo, qué noche, de Martin Scorsese, tuvo en la cabeza la idea de hacer una comedia que transcurriera en una sola noche y donde todo lo que sucediera fuera un verdadero desastre para el protagonista; pero su punto de referencia se perdió cuando trasladó 'al terreno doméstico español la acción'. Hasta el punto de que, afirmó, en la cinta, producida por Sogecine y Tele 5, 'muchos han visto toques berlanguianos'.

Ingenio

'Hacía mucho tiempo que no se hacía en España una película como ésta, concebida para las Navidades', afirmó el director de La mujer más fea del mundo y codirector de Más que amor frenesí. Al tiempo que recordó que algunas cintas han aplazado su estreno para no coincidir con las superproducciones. 'La nuestra en otro mes no tendría sentido y aunque no tenemos tanto dinero como los Harry-anillos nos sobra ingenio', dijo sin achantarse. Para tenerla lista en estas fechas, el equipo se vio obligado a rodar en Valencia y Madrid en un caluroso verano, noche tras noche durante las once semanas y media que duró el rodaje, puesto que la acción transcurre en una noche de Reyes.

Bardem, que está preparando un drama de timadores, abomina de las Navidades, 'aunque tampoco soy de un partido anti', pero aprovechó la ocasión para pedir un regalo a los Reyes: 'Que la película se convierta en un clásico de las Navidades en la tele como lo es ¡Qué bello es vivir!'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 20 de diciembre de 2001.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete