Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio asegura que los hijos de alcohólicos rinden menos en la escuela

El informe realizado en ocho centros sanitarios advierte que el problema está infravalorado

Los hijos de alcohólicos muestran un menor rendimiento escolar y necesitan asistencia psicológica seis veces más que el resto de los niños. Ésta es la principal conclusión de un estudio realizado por las unidades de alcoholismo de ocho centros sanitarios de España en el que se pretende confirmar si los hijos de alcohólicos constituyen un grupo de alto riesgo. Los resultados son claros en este sentido, ya que los jóvenes cuyos padres muestran una adicción al alcohol necesitan tratamiento psicológico en el 18,6% de los casos, mientras que del resto de niños sólo la precisan un 3,1%.

Los hijos de personas afectadas por el alcoholismo representan aproximadamente el 11% de la población española. 'Investigaciones realizadas en otros países han descubierto que, además de una mayor predisposición para esta enfermedad -que en los hijos puede llegar a ser entre tres y cinco veces más frecuente que en las personas sin antecedentes-, los hijos de alcohólicos tienen mayor probabilidad de sufrir retraso en el desarrollo físico o cognitivo, malformaciones congénitas, trastornos afectivos, neurológicos, de conducta y disminución del rendimiento escolar. Nuestro estudio confirma estos resultados en la población española', asegura Rosa María Díaz Hurtado, coordinadora del proyecto.

La prevalencia de determinadas psicopatologías es dos veces mayor que entre la población general. Mientras que los sujetos sin antecedentes sufren trastorno de atención en un 10,2% de los casos y depresión en un 5,5%, los hijos de los alcohólicos los padecen en un 27,8% y un 13,4% de los casos, respectivamente. Estas diferencias se repiten en trastornos como la hiperactividad, la ansiedad, las fobias y el trastorno de alimentación, entre otros.

'La causa probablemente sea una combinación de factores biológicos y ambientales. Convivir en un entorno familiar afectado por el alcohol resulta desestructurante e impide el adecuado desarrollo psicológico del niño. En otros casos es posible que exista cierta predisposición genética', explica Díaz Hurtado. En el rendimiento escolar las diferencias son notables. El 25% de los hijos de alcohólicos suspende más de tres asignaturas, frente al 5,6% del resto de escolares.

Cociente intelectual

El análisis del cociente intelectual muestra diferencias de hasta 19 puntos entre unos y otros. 'La disminución del rendimiento puede deberse a una caída de la motivación o a una dificultad innata. Para los responsables de la investigación, los resultados podrían estar infravalorando la gravedad del problema. Los individuos estudiados representan uno de los sectores menos afectados, debido a que se encuentran escolarizados y su familia participa en un programa preventivo, por lo que las diferencias serían mayores si en la muestra se incluyesen hijos de alcohólicos de familias más desestructuradas.

'Lo que nos muestra este estudio es la necesidad de que dentro del tratamiento del alcoholismo se tenga en cuenta a la familia y a los miembros más jóvenes. Conociendo la predisposición de estos niños a padecer trastornos psicológicos y de aprendizaje, recomendamos intervenciones psicoeducativas que permitan prevenir esas patologías', asegura Rosa María Díaz Hurtado. En el programa que se desarrolla en el hospital Clínico de Barcelona se hacen entrevistas de apoyo con grupos de hijos de alcohólicos y sus padres. La investigación se enmarca dentro del programa Alfil de prevención en jóvenes con antecedentes familiares de alcoholismo que desarrolla la sociedad científica Socidrogalcohol con la financiación del Plan Nacional sobre Drogas. En ella han participado 371 hijos de alcohólicos y 148 escolares para el grupo de control.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 2001