Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Temor entre los agricultores por los efectos de las heladas en la cosecha de uva y alcachofas

La ola de frío mantiene las temperaturas bajo cero y deja placas de hielo en las carreteras

El temporal de frío y nieve mantiene en vilo a los agricultores, que temen por sus cosechas. Según los balances iniciales, las heladas han causado pérdidas en la producción de uva embolsada en la comarca del Vinalopó y en las alcachofas. Temperaturas por debajo de los cero grados, incluso en puntos próximos a la costa, y placas de hielo en las carreteras fueron las principales incidencias. La situación en las carreteras mejoró a lo largo del día y si, durante toda la jornada sólo había ocho calzadas cortadas en la Comunidad, entrada la noche sólo estaba cerrada una carretera local.

La nieve vino también acompañada de heladas que en el campo valenciano han provocado pérdidas 'considerables' en la cosecha de la uva de mesa de la comarca alicantina del Vinalopó, en las alcachofas y en algunos cítricos. Los balances sobre las pérdidas que las heladas han causado se conocerán con mayor precisión durante el día de hoy lunes.

Según José Castro, delegado de Unió de Llauradors en Alicante, en una estimación inicial, reconoció que 'los cítricos afortunadamente casi no se han visto afectados, pero la cosecha de alcachofas se ha helado toda y no se podrá comercializar, lo mismo ocurre en la uva de mesa embolsada', una producción importante en la comarca del Vinalopó, y fundamental en estas fiestas de Navidad en las que hay una gran demanda.

El representante agrario calcula que un 20% de la uva de mesa embolsada de la especialidad aledo todavía estaba en el campo, y gran parte de ella se ha podido peder debido a las bajas temperaturas registradas en la noche y la madrugada del viernes y sábado.

Este temporal de nieve y frío que afectó a la Comunidad Valenciana durante las últimas jornadas remitió ayer. Aunque las temperaturas se mantuvieron bajas, lució el sol y, aprovechando la jornada festiva dominical, miles de valencianos acudieron a las montañas para ver de cerca la nieve y disfrutar de una de las nevadas más importante de los últimos 20 años. El puerto de la Carrasqueta en Xixona recibió a visita de miles de alicantinos, que también se acercaron a la sierra de Aitana y a la Font Roja.

La situación en las carreteras valencianas mejoró ayer respecto a la situación del sábado. La presencia de hielo y nieve en las calzadas, dado que no se registraron precipitaciones durante gran parte del día, fue menor y ayer a las seis de la tarde sólo permanecía cortada una carretera local, que se abrió poco después, situada en el límite de las provincias de Valencia y Alicante, entre Beneixama y Fontanar.

Sin embargo, permanecieron cerradas casi todo el día hasta seis carreteras en la provincia de Castellón, una en la provincia de Valencia y otra en la de Alicante, según la Generalitat. Así, en la provincia de Castellón estuvieron cerradas la CV-171, en Adzeneta; la CV-109, Boixar-Coratxar; la CV-167 Benassal-Vilafranca; la CV-105 La Cenia-Torremiró; la CV-110 Herbès-Torremiró, y la CV-107, Ballestar-Boixar. Sin embargo, en otra treintena de carreteras de la provincia de Castellón se hacía necesario el uso de cadenas.

En la provincia de Valencia se abrieron cuatro carreteras durante la mañana. Sólo permanecía cerrada la CV-390 Utiel-Benagéber, entre los kilómetros 5 a 30. Las cadenas eran necesarias en la CV-478, en los kilómetros 1 a 14, entre Ademuz y el límite de la provincia de Cuenca; en la CV-435, Casinos-Titaguas; entre los kilómetros 16 y 25 de la CV-391, Casas de Medina-Utiel; y en la N-330 (kilómetros 225 a 274) y la N-420 (kilómetros 525 a 538), en el Rincón de Ademuz. Y en la provincia de Alicante estaba cortada la subida al alto de Catí (CV-817), mientras que se abrió la CV-70 Callosa d'En Sarrià-Alcoy, entre los kilómetros 4 a 11. Las cadenas eran necesarias en la CV-803, de Onil a Banyeres (kilómetros 2 a 10) y en la CV-801 de Ibi a Banyeres.

Además de estas infraestructuras, el mal tiempo también afectó al puerto de Sagunto, que permaneció cerrado, mientras que en el aeropuerto de Manises se extremaba la seguridad después de que solicitara a última hora del sábdo ayuda al Centro de Emergencias para abastecerse de sal con la que deshacer el hielo de las pistas.

El Centro Meteorológico Territorial de Valencia predijo para hoy heladas moderadas en el interior y débiles en diversos puntos del litoral de la Comunidad Valenciana. El cielo estará poco nuboso, aunque aumentará gradualmente por la tarde a intervalos nubosos para quedar nuboso al final del día. Habrá heladas moderadas en el interior y débiles en distintos puntos del litoral. Las temperaturas no experimentarán cambios. Así, en la provincia de Castellón, la capital tendrá una mínima de 2 grados y una máxima de 10, aunque en Vinaròs hará algo más frío, con una mínima de -2 y una máxima de 9 grados. En la de Valencia, en la capital las temperaturas oscilarán entre 1 y 11 grados mientras que en Gandia variarán entre 2 y 12. Más bajas serán las de Xàtiva (entre -2 y 9) y Requena (-7 y 6). Por último, en la provincia de Alicante los termométros marcarán temperaturas más moderadas: entre 2 y 13 en la capital, entre 3 y 14 en Elche y entre -2 y 7 en Alcoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 2001