CARTAS AL DIRECTOR
i

Fondos reservados

Qué espectáculo oír y ver al fiscal Luzón insultar a los ex ministros Barrionuevo, Corcuera y al ex director general de la Seguridad señor Vera, todos ellos del anterior Gobierno, llamándoles mafiosos, acusándoles de apropiarse de los fondos reservados, eso sin tener indicios de la culpabilidad de que hubiesen sido ellos. Yo siempre tenía entendido que para acusar había que tener pruebas; por lo que se ve, no es así. No me parece justo. A mi manera de ver y entender la justicia, debería ser eso, justicia, y ese fiscal no actuó en consecuencia, y ni el presidente del tribunal de la mesa ni nadie de los que allí había fueron capaces de pararle sus diatribas, que no venían a cuento, pues, como el mismo fiscal dijo, no tenía indicios de que se hubieran quedado con los fondos; aun así, solicitó penas muy elevadas. ¡Qué hubiera sido si los llega a tener!

Qué diferencia del interrogatorio efectuado al señor Trillo días pasados, pues, al ser preguntado sobre el tema de los fondos reservados, pues fueron regalos que se hicieron con motivo de no sé qué asunto en el Parlamento o conmemoración de algo. Eso era comprensible; en cambio, lo que regalaron Corcuera y Barrionuevo era desfalco y enriquecimiento. Qué raro, ¿no? Nada más, es una opinión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de diciembre de 2001.

Lo más visto en...

Top 50