Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PANTALLA INTERNACIONAL

El Festival de Nueva York rinde homenaje a Berlanga y Armendáriz

Silencio roto, la última película de Montxo Armendáriz, inaugura hoy la décima edición de la muestra de cine español que cada año organiza el Lincoln Center de Nueva York. El festival, el único en la ciudad que ofrece las últimas novedades del panorama cinematográfico español, también rendirá tributo a Luis García Berlanga.

'Me parece importante que esta película pueda contribuir a conservar la memoria de hombres y mujeres que cayeron en el olvido, sobre todo de cara a un público muy distinto', dijo ayer Armendáriz, que llegó el miércoles a Nueva York. Además de Silencio roto, también se mostrarán otros largometrajes del director vasco: Tasio, 27 Horas, Las cartas a Alou, Historias del Kronen y Secretos del corazón (candidata en 1997 al Oscar a la mejor película extranjera).

El homenaje a Luis García Berlanga, que no ha podido acudir a la muestra, incluirá las históricas Bienvenido Mr. Marshall, Plácido, El verdugo y La escopeta nacional. Entre las producciones más recientes estarán, entre otras, Juana la Loca, de Vicente Aranda; Extranjeros de sí mismos, de José Luis López Linares y Javier Rioyo; Lucía y el sexo, de Julio Medem, y Salvajes, de Carlos Molinero.

Cada año es inevitable recordar los tremendos obstáculos a los que se enfrenta el cine europeo para competir con las películas norteamericanas. 'Es una batalla perdida desde el punto de vista económico', comentó Armendáriz, 'es la lucha de un enano contra un gigante y no se puede plantear la batalla en estos términos, pero desde un punto de vista creativo es realmente importante que estas películas, que son muy distintas a las que se ven en Estados Unidos, puedan llegar a un público al que realmente le interesan'.

Con el éxito en Estados Unidos de Antonio Banderas, Penélope Cruz, Pedro Almodóvar y, más recientemente, Alejandro Amenábar, el cine español ha conseguido pasar de un total anonimato a un cierto reconocimiento. 'Pero es la pescadilla que se muerde la cola, primero hay que demostrar que el cine español es negocio y luego conseguir distribución, que es la palabra mágica', comentó ayer Marisa Paredes, que acude al festival no tanto como presidenta de la Academia de Cine sino como protagonista de Salvajes.

'Hollywood sigue interesado en el cine europeo, lo demuestra cada vez que compra una película y la vuelve a producir, lo que también es una forma de cerrar el mercado a los demás', añadió Paredes refiriéndose a Vanilla sky, la reciente adaptación de Abre los ojos, de Amenábar, que ha dirigido Cameron Crowe y que se estrenará estos días en Estados Unidos. 'Pero sigue siendo un logro'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de diciembre de 2001