Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESTA SEMANA

Vacas locas en Andalucía

Menos mal que, por fin, ha surgido un caso de 'vaca loca' en Andalucía. No podía ser que esta comunidad quedara al margen de la polémica suscitada en torno a esta enfermedad animal. Ya sabe, por tanto, el consejero de Agricultura y Pesca, Paulino Plata, lo que es pasar dificultades en esta materia. Urge poner en marcha, cuanto antes, una comisión de investigación en el Parlamento para llegar al fondo de este asunto.

De modo que, lo ocurrido requiere la inmediata presencia en Andalucía de los ministros más impopulares, como son el de Agricultura, Miguel Arias Cañete, y la de Sanidad, Celia Villalobos. Ya tienen la debida pista de aterrizaje para venir a este 'territorio comanche' y poner las cosas en su sitio. Ahora sí podrán acusar a la Junta de desidia y de todo lo que se tercie. Bienvenida esta 'vaca loca', residente en el Valle de los Pedroches, que posibilitará dejar a un lado otras cuestiones que rozan el patinazo.

Mientras que piensan en llevar a Plata al patíbulo, en el seno del Grupo Popular del Parlamento andaluz persisten las grietas. A más de uno de sus integrantes no le gustó para nada la actitud de su presidenta, Teófila Martínez, de sumarse de inmediato al carro de las acusaciones contra el presidente Manuel Chaves, de supuesto espionaje a los presidentes de las cajas, Beneroso y López Benjumea.

Aquellos que conocen de la briega diaria de la política ciudadana no entienden cómo su jefa les lleva a zonas oscuras y crispadas. Siguen suspirando en silencio por la necesidad de una nueva estrategia que les lleve al centro, ese espacio que propugna su líder, José María Aznar. Sin ir más lejos, la operación de la extraña alianza que fraguaron con los cajeros sevillanos en busca del desgaste del contrario, supuso todo un contraste con lo que hacían el resto de sus dirigentes locales en otros puntos de Andalucía, cerrando acuerdos con unos y otros para consensuar los nuevos órganos de gobierno de las entidades.

Los resultados en la elección de la Caja San Fernando, el sábado, darán paso a nuevos contactos negociadores con el fin de fraguar una mayoría clara de gobierno en la entidad, presidida todavía por López Benjumea. El rostro lleno de preocupación que ofrecía a los presentes en el momento del escrutinio echa por tierra la teoría de algunos que se empeñan en presentarlo como ganador de este proceso.

El supuestamente espiado se guarda para el final su opinión, después de que no surtiera el efecto deseado su discurso victimista al afirmar que se sentía vejado por la chusca operación de vigilancia que alguien había urdido contra él. Su primo, Isidoro Beneroso, aguarda también con inquietud su incierto final, que bien podría venir con el acuerdo que cierren en estos días los socialistas con CC OO, IU, UGT y, si cabe, también con el PA.

A todo esto, los populares tratarán de ganar el terreno perdido en el ámbito universitario con la creación de ese Foro por la Universidad Pública en Andalucía, que, a lo que se ve, está en peligro con los socialistas y no, precisamente, por esa LOU que ha movilizado en su contra a miles de estudiantes y profesores. Por cierto que aún estamos a la espera de conocer las medidas políticas y legales que Javier Arenas, secretario general del PP, había anunciado contra el rector de la Hispalense, Miguel Florencio.

Quedaremos, además, atentos a la llegada de nuevos ministros, algunos de los cuales bien podrían explicar la razón por la que se resisten en el Gobierno central a llevar a cabo las transferencias de las políticas activas de empleo a Andalucía, mientras que se concede, en cambio, a otras comunidades sin ningún problema. Igualmente, en la escena política se aguarda con interés la comparecencia del consejero de Asuntos Sociales, Isaías Pérez Saldaña, para dar cuenta de la responsabilidad de su departamento en las subvenciones a la FARA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de diciembre de 2001