Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión amenaza con denunciar a España y otros 10 países por la escasa apertura de la telefonía local

España está a punto de recibir un severo toque de atención de la Comisión Europea por incumplir sus obligaciones a la hora de abrir las líneas locales a las rivales de Telefónica para, además de llamadas metropolitanas, facilitar acceso rápido a Internet a precios competitivos. La acción de Bruselas, que afectará a otros diez países, va encaminada a obligar a los Estados miembros a que aceleren el proceso de liberalización de las redes locales, que siguen en poder de los antiguos monopolios y que impiden un rápido desarrollo de las nuevas tecnologías en los hogares. Bruselas está dispuesta a llevar a estos países ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE).

A los comisarios responsables de Sociedad de la Información, Erkki Liikanen, y de Competencia, Mario Monti, les preocupa el escaso grado de competencia que existe en las redes de acceso local. En España, la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones acaba de abrir dos expedientes a Telefónica por presuntas prácticas anticompetitivas en la comercialización del acceso a Internet por ADSL. El principal escollo para las nuevas operadoras, según éstas, reside en que los antiguos monopolios públicos les alquilan sus redes locales a un precio que les deja poco margen para ofrecer a sus clientes servicios a un coste competitivo. El número de líneas locales liberalizadas en la UE alcanza apenas las 640.000. En Irlanda y Luxemburgo no se ha abierto ni una línea y en España se quedan en siete.

La UE impone cuatro criterios que deben respetar los Gobiernos: publicar una lista de precios de las líneas locales liberalizadas y su alquiler, abrir líneas del operador histórico y permitir el acceso compartido a éstas. Sólo Bélgica, Dinamarca, Finlandia y Suecia cumplen los requisitos. Para el resto, la intención es abrir procedimientos de infracción el 20 de diciembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de noviembre de 2001