Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La SEPI prevé cerrar casi todas las ventas públicas en tres años

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) ha atraído hasta ahora proyectos inversores de empresas multinacionales por un valor de 240 millones de euros (40.000 millones de pesetas), dijo ayer el presidente de esta entidad, Ignacio Ruiz-Jarabo. Estos proyectos, promovidos desde la Oficina de Promoción de Inversiones, dirigida por la japonesa Eri Nemoto, tienen una potencial creación de empleo superior a los 3.000 puestos de trabajo, recalcó Ruiz-Jarabo.

Ruiz-Jarabo apuntó que en el futuro, el papel de la SEPI como promotor de estas iniciativas se intensificará, una vez que su misión como agente privatizador se reduzca en intensidad. A este respecto, el presidente de la sociedad estatal manifestó: 'Aspiramos a que a finales de 2004, es decir, en un plazo de tres años, esté privatizada buena parte de lo que es la composición actual del grupo SEPI, con las excepciones de RTVE, la agencia Efe y Hunosa'. En cuanto a los procesos de privatización ya en marcha, el máximo responsable de la SEPI aludió a los de Trasmediterránea y Coosur, que 'están en fase muy inicial', si bien ya se ha seleccionado banco asesor en ambos casos.

El turno de Trasmediterránea

El paso siguiente para Trasmediterránea es la publicación de los anuncios para la captación de licitadores y elaborar el censo de interesados, fase ya cumplimentada en Coosur. Por su parte, en el caso de Coosur, Ruiz-Jarabo confió en que 'en el proceso de desinversión del sector público en la aceitera se realicen actuaciones que configuren una empresa en condiciones de supervivencia y que, por tanto, se apueste por su mantenimiento, sus cifras de negocio y su empleo. Estas premisas serán fundamentales a la hora de la adjudicación de la empresa aceitera'. Ruiz-Jarabo opinó también acerca de algunas cuestiones pendientes, como varias fincas de Expasa que no se han privatizado en la primera fase y cuya adjudicación se hará en una segunda etapa, en la que, a su vez, se incorporarán otros activos que no se pudieron incluir en ese momento 'por problemas de limitación jurídica', dijo.

El 5% del capital de Iberia pendiente de adjudicación también será objeto de privatización, dijo Ruiz-Jarabo, 'pero estamos atentos y expectantes a la evolución de los mercados'.

Acerca de la controversia de la SEPI con KIO, a propósito de una reversión a aquélla de un 7% del capital de Ebro-Puleva, el presidente fue claro cuando afirmó: 'No vamos a comprar al precio que quiere KIO, pues entendemos que se dan unas condiciones muy claras para que no aceptemos ese precio (180 millones de euros, 30.000 millones de pesetas), y si KIO opta por la vía judicial nos someteremos a lo que se decida'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de noviembre de 2001