Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda rechaza una propuesta vasca sobre financiación porque se marginó a Álava

El secretario de Estado de Hacienda, Estanislao Rodríguez Ponga, aseguró ayer que el ministerio considera "como no formulada" la última propuesta del Gobierno vasco para la renovación del Concierto Económico, el sistema de financiación de Euskadi, al no haber participado en su redacción la Diputación de Álava, gobernada por el PP. En conferencia de prensa tras la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, Rodríguez Ponga señaló que se había recibido una propuesta "supuestamente del Gobierno vasco" que, aseguró, consideró "que no era tal puesto que no había sido invitada la Diputación Foral de Álava para redactarla".

El propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, advirtió a la vicelehendakari de que no aceptará ningún documento que no esté suscrito por la Diputación de Álava.

Los plazos para renovar el Concierto se acaban y el Gobierno de Juan José Ibarretxe ha abierto un nuevo frente en las negociaciones. A la tensión que acompaña a las conversaciones con el Ejecutivo central, la vicelehendakari, Idoia Zenarruzabeitia, se puso ayer en contra a una de sus diputaciones, la alavesa. Su máximo responsable, el diputado general, Ramón Rabanera, solicitó la dimisión de Zenarruzabeitia por excluirle de una reunión en la que ella, junto a los diputados de Vizcaya y de Guipúzcoa redactaron el documento Propuesta de la representación vasca para el cierre definitivo del texto del Concierto y Cupo, y que fue remitido al Ministerio de Hacienda. El texto fue enviado ayer por fax desde la Vicepresidencia vasca al ministerio a las 10.40, y una hora después, a las 11.43, a la Diputación alavesa.

Rabanera calificó esa actitud de "deslealtad" con los alaveses y tildó la propuesta de "nacionalista", rechazando su contenido por la marginación de la que "Álava ha sido objeto". Sin embargo, los negociadores de la Diputación y el propio diputado general reconocieron que el documento no es malo y posiblemente, con algún matiz, podrían haberlo suscrito, incluida la fórmula para participar en las instituciones europeas. A pesar de todo, Rabanera dejó abierta una puerta a su aprobación, "porque la prórroga [del actual Concierto] es una mala solución".

Mal ambiente

La petición de Rabanera subió el tono de la polémica entre el Ejecutiv vasco y la diputación, trasladando el epicentro de la disputa de Madrid a Vitoria. El PSE pidió un ejercicio de responsabilidad para aprobarlo antes de fin de año.

Un síntoma de la crispación reinante fue la explicación del Gobierno autónomo de por qué no se había invitado a Rabanera a la reunión, y por qué tampoco se le había informado del documento: "No estaba ayer tarde en el despacho; no suele estar en el despacho por las tardes", dijeron fuentes de Vicepresidencia. Rabanera respondió: "Que le pregunten al consejero del Interior, Javier Balza, por qué no voy por las tardes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de noviembre de 2001