Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:NBA

Gasol ya sabe lo que es ganar

Los Grizzlies logran ante los Cavaliers su primera victoria, con una buena actuación del español

Abrazados como si de la celebración de un titulo se tratara, Sidney Lowe, Shane Battier y Pau Gasol suspiraban ayer aliviados tras la primera victoria de los Memphis Grizzlies después de ocho derrotas consecutivas. El ansiado triunfo llegó ante Cleveland Cavaliers 98-93. El ala-pivot español logró 17 puntos y 10 rebotes en los 38 minutos que estuvo en pista. Anotó 6 de los 12 tiros que intentó y además sumó dos tapones. 'Es la primera victoria y es muy especial, realmente especial', reconoció. Gasol ya es un fijo en el quinteto titular del equipo, ha relegado a Stromile Swift al banquillo aunque en el encuentro ante los Cavaliers los mejores minutos de los Grizzlies llegaron con ambos en pista, tras la lesión de Lorenzen Wright. 'Pau y Stromile estuvieron muy acertados en el tiro', afirmó el técnico del equipo, Sidney Lowe. Jason Williams tuvo una actuación destacada, porque más que conseguir puntos y asistencias, el alocado base de Memphis sólo perdió tres balones a lo largo del partido. Shane Battier con 20 puntos fue el máximo anotador del equipo.

Antes del encuentro ante Cleveland, los Grizzlies eran el único equipo de la NBA que no había conseguido vencer en un partido. Las ocho derrotas suponían un record para la franquicia, la prensa de Vancouver presumía de haberse desprendido de un mal equipo que no hacía otra cosa que sumar fracasos y a nueve del peor comienzo en la historia de la NBA que está en 17 derrotas. Y es que en la ciudad ya se pensaba en que el equipo podía superar esa marca. Así, el partido ante los Cavaliers era el primer gran match-ball. Tras enfrentarse de nuevo a Cleveland el miércoles, el calendario de Memphis, con encuentros ante Phoenix, Sacramento, Toronto, Orlando o Filadelfia, no invitaba al optimismo.

A nadie ha sorprendido el comienzo tan estrepitoso del equipo. Ya lo advirtió el propietario de la franquicia, Michael Hesley, antes del inicio de la temporada: 'Este año vamos a sufrir mucho'. Quizá esa haya sido la mejor virtud que hasta ahora ha presentado el equipo, aceptar lo inevitable. Un proyecto de futuro se construye a partir de pasos lentos pero seguros. Tendrán que llegar muchas derrotas y frustraciones antes de sacar el máximo rendimiento de tanta promesa. Por eso, el entrenador del equipo, Sidney Lowe, ha preferido el diálogo a las medidas drásticas. Con jugadores tan jóvenes hay que actuar como en el colegio, un buen tirón de orejas previene problemas futuros. A Lowe no le ha gustado, por ejemplo, la actitud en defensa y en el aspecto reboteador de Gasol y Swift en los últimos partidos. Los dos jóvenes respondieron el sábado con mayor presencia en el juego interior y mejores movimientos en el poste bajo. Palabras de aliento y mucho vídeo han sido la receta utilizada por el técnico.

En Memphis son optimistas. De las ocho derrotas extraen el aspecto positivo: en casi todas han tenido posibilidades de victoria hasta el último cuarto y el mejor anotador del equipo, Michael Dickerson, está lesionado. 'Los jóvenes tienen que entender que los últimos seis o siete minutos de los partidos son más intensos en el aspecto físico que el primer cuarto', sostiene Lowe. Paciencia es la palabra clave en los Grizzlies. Con ella ha llegado la primera victoria, el comienzo de un futuro que la franquicia espera sea brillante. Tanto como el de Gasol, lider de la clasificación de novatos en tres aspectos vitales del juego: promedio de puntos, rebotes y tapones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de noviembre de 2001