Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Una caja con dos llaves

La presidencia de El Monte depende del PA, que vincula su voto al resultado en San Fernando, y de CC OO, que antepone las condiciones laborales al 'progresismo de papel'

El conflicto entre la Junta y las dos cajas sevillanas ha tenido como protagonistas estelares a los presidentes de El Monte, Isidoro Beneroso, y San Fernando, Juan Manuel López Benjumea, y a la consejera de Economía, Magdalena Álvarez. Y como telón de fondo el enfrentamiento entre PSOE y PP. Pero cuando parece que llega el último acto, dos personajes de reparto han robado la escena final: CC OO y PA tienen en sus manos el futuro de El Monte, la caja en la que los presidentes contaban con más apoyos.

Beneroso y López Benjumea impulsaron una fusión que se estrelló este verano con la oposición frontal del PSOE, que ya había abierto un expediente de expulsión a sus dos militantes por desafiar a la Junta y paralizar la renovación de cargos. Desde entonces, la trama se centró en conocer si los dos presidentes conseguirían suficientes apoyos para mantenerse en el puesto. Una incógnita que parece despejada en San Fernando -López Benjumea no se presentará- y está a punto de hacerlo en El Monte.

Tras las elecciones entre los impositores de esta semana, ya hay estimaciones fiables de como quedará el Consejo de Administración de la entidad. El PSOE contará con ocho miembros, a un voto de la mayoría; los socialistas aseguran que los cuatro representantes del PP y los dos impositores independientes apoyarían a Beneroso si se presenta. Quedarían los dos robaescenas: el PA tendrá un consejero y CC OO dos. Y parecen dispuestos a mantener el suspense. 'Vamos a hablar con todo el mundo para tomar una decisión', dice Antonio Ortega, secretario general de los andalucistas; 'tenemos que discutirlo con la dirección regional, la federación estatal y la sección sindical en El Monte', afirma José Luis Almeida, máximo responsable de CC OO en las cajas.

Si se echa la vista atrás, es evidente que los representantes andalucistas y de CC OO respaldaron la fusión abanderada por Beneroso y rechazada por los socialistas al haber ignorado la ley. El PSOE, que asegura que reactivará la fusión, se ha empeñado en conseguir el respaldo de ambos, aunque sorprendentemente cree más complicado alcanzar un acuerdo con su socio en la Junta y en el Ayuntamiento de Sevilla. 'Al PSOE puede gustarle que estemos en su línea, pero a nosotros también nos gustaría que compartiese nuestro criterio en otros temas y no lo hacen', dice Ortega.

El secretario regional del PA expone los dos 'principios irrenunciables' para su formación: 'La fusión de las cajas y el carácter público de estas entidades frente a la tendencia a la privatización del PP', dos argumentos que venían recogidos en el pacto que han firmado PSOE e IU para llevar 'mayorías de progreso' a las entidades de ahorros. Entonces, ¿cuál es el problema? Fuentes socialistas mantienen que la representación de los andalucistas en El Monte está vinculada a Alejandro Rojas-Marcos -quien rehusó hablar sobre el tema con este periódico-, fundador del PA y, según las tesis del PSOE, sólido aliado de Beneroso en la caja.

'En función del resultado en San Fernando, veremos cuál es el mejor camino para la fusión', indica Ortega. Está casi asegurado que el PSOE, con el apoyo de UGT, conseguirá el control de la entidad, lo que dará un argumento extra a Ortega para vencer divisiones internas: una fusión con el PSOE en una caja y Beneroso en la otra parece, hoy por hoy, imposible. 'Buscaremos la estabilidad del sistema financiero', asegura el dirigente andalucista.

Los socialistas han advertido de que habrá 'consecuencias' en los pactos de gobierno si los andalucistas rechazan integrarse en la mayoría. 'Estamos recibiendo sugerencias', admite Ortega, quien no oculta su enojo porque se le exija coherencia: 'Es incoherente que se libre una guerra sin cuartel en torno a las cajas, el PSOE no ha sabido conducir este proceso de forma inteligente'.

La opinión del máximo responsable de CC OO en las cajas sobre la actuación del PSOE es similar: 'Ha actuado de pirómano y ahora quiere ser bombero'. Almeida recuerda que Beneroso y Benjumea 'siguen donde están porque así lo quisieron los socialistas'. Primero con un decreto 'prevaricador' que en 1999 permitió a presidentes con el mandato agotado mantenerse en el puesto hasta la aprobación de la Ley de Cajas. Y segundo, con una modificación de su proyecto inicial que ampliaba en cuatro años el límite de ocho para esos mismos presidentes.

El pacto firmado por PSOE e IU tiene un carácter claramente instrumental: crear una 'mayoría de progreso', un sitio natural para CC OO. El secretario regional del sindicato, Julio Ruiz, aseguraba ayer que se embarcarían en el proyecto que incluyera 'la creación de empleo y defendiera el carácter público de las cajas de ahorros', de nuevo los argumentos incluidos en el pacto. Pero Almeida advierte: 'No creo en progresismos de papel, me lo tienen que demostrar con un proyecto medible, pesable, que podamos explicar a los trabajadores'.

En la decisión de CC OO va a pesar mucho más su representación en El Monte que postulados progresistas. El sindicato renovó su amplísima mayoría este verano, con un 90% de los votos, después de haber apoyado a Beneroso en su fusión y haber arrancado un 'muy buen' acuerdo laboral en la frustrada Alcaja. 'De los trabajadores recibimos llamadas de dos tipos: las de los que nos dicen que dónde vamos con el PP y las de los que no quieren ver a los socialistas ni en pintura', resume Almeida, quien asegura que el enfrentamiento con la Junta ha dejado en la caja 'un sentimiento anti-PSOE muy fuerte'. La condición mínima de los trabajadores de El Monte es clara: garantizar en caso de fusión el mismo convenio laboral que aprobaron Beneroso y López Benjumea cuando necesitaban desesperadamente cualquier apoyo para su causa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de noviembre de 2001